La leyenda africana de la serpiente Aido Hwedo: así se sostiene el mundo

Bonita historia de África para entender el sustento del planeta

Azucena Zarzuela

La serpiente es un animal poderoso en todas las creencias y folclores populares. Nos da miedo y nos atrae a partes iguales. El misticismo que siempre ha rodeado a este animal le ha convertido en un ser temido, pero también amado y buscado. Ya de pequeños, independientemente de la cultura que nos transmitían nuestros mayores, aprendíamos los valores de la humanidad a través de fábulas donde el reino animal se convertía en el protagonista del relato para darnos auténticas lecciones de vida.

Quizá la narración más popularizada de este reptil la encontramos en el Antiguo Testamento, donde encarna la tentación para hacer caer a Eva en la trampa de morder la manzana, fruto prohibido por Dios en el paraíso para Adan y Eva. La religión cristiana nos recuerda que por ello la pareja originaria de la que desciende la humanidad fue expulsada del paraíso. Aquí a la serpiente le ha tocado ser la mala de la película, pero no siempre es así. ¿Un ejemplo de ello? La leyenda africana de la serpiente Aido Hwedo, el sustento del mundo. ¡Te la contamos! 

La leyenda africana de Aido Hwedo

En la mitología africana la serpiente sostiene nada más y nada menos que el mundo. ¡Ojo! El relato que a continuación se presenta nos acerca a la cosmología según la entendían los africanos más ancestrales y que hoy en día se mantiene vivo gracias a la tradición oral que lo ha convertido en uno de los cuentos favoritos entre los pequeños para entender el mundo lejos de fórmulas astrofísicas, que serán muy científicas y demostrables empíricamente, pero pierden poesía y una buena parte de la magia onírica.

Aido Hwedo, nombre por el que responde, es la ayudante más servicial del Creador de la Tierra. En sus fauces cargó y cobijó al planeta. Y es que, leal compañera de Hacedor siempre se la encontraba cerca de éste en sus andanzas por el Universo. Tal era la confianza, que pese a los afilados colmillos y el veneno siempre dispuesto a ser usado, la deidad no tenía miedo de viajar en su boca, mientras daba forma al mundo.

La tarea fue ardua y su tiempo llevo. Pero al planeta no le faltaba detalle. El buen trabajo bien había merecido la pena. Pero una vez finalizada la obra, todos estuvieron de acuerdo en que el planeta era muy pesado. Bosques, arena, litros agua en forma de mares y ríos, montañas, fauna diversa y variopinta, flora colorida y olorosa… Todo tenía su función y motivo de existir para que la biodiversidad y el planeta funcionara. Pero, ¡ojo cómo pesaba!

La misión de Aido Hwedo en la Tierra según la leyenda africana

Cómo si de un barco a punto de hundirse se tratara, el Creador buscó deshacerse de algunos elementos para aligerar la carga y seguir a flote. Sin embargo, era imposible renunciar a nada. Si los árboles desaparecían, ¿dónde se cobijarían los pájaros?; si los mares no se inundaban de agua hasta confundirse con el horizonte, ¿qué sería de los peces? Cuando se dice que "no hay nada imprescindible", no se debe haber conocido muchas leyendas africanas.

En consecuencia, el Creador solicitó a su fiel compañero, nuestra serpiente Aido Hwedo, que se enroscara y se colocara debajo del planeta para sostenerlo a modo de cojín. Nuestra protagonista estaba feliz con su nuevo cometido, ella sola, durante toda la eternidad sería el sustento del mundo. Sin embargo, cómo cansa todas las cargas y responsabilidades que asumimos. En ocasiones no son fáciles de sobrellevar. Y es que Aido Hwedo podía con el peso, pero su tormento estaba en el calor que le daba la Tierra que hacía que la misión empezara a resquebrajarse y convertirse en casi imposible de mantener.

El Creador volvió a entrar en acción para dar una solución. Añadiría al planeta océanos de aguas frías. Ahora sí, Aido Hwedo soportaría el peso del mundo sobre sus duras escamas por siempre jamás. Después de conocer la leyenda africana de la serpiente Aido Hwedo, ¿quién necesita saber sobre teorías gravitatorias cósmicas?

Puedes leer más artículos similares a La leyenda africana de la serpiente Aido Hwedo: así se sostiene el mundo, en la categoría de Cultura en Diario Femenino.