El feliz origen de los elefantes: leyenda africana popular de amor

¿Cómo surgieron los elefantes? Esta historia de África te lo explica

Azucena Zarzuela

Leyenda africana a cerca del origen de los elefantes

En el mundo hay una enorme cantidad de animales que viven en su habitat o en sus lugares de origen de lo más felices y a gusto con el resto de las especies. Y, aunque ya sabemos que el origen de los animales no es otro que la propia evolución, no está de más ponerle un poquito de magia a la historia de los seres vivos con relatos que nos llegan desde nada más y nada menos que África. En esta ocasión, en Diario Femenino vamos a contarte cuál es el feliz origen de los elefantes con una leyenda africana popular de amor que estamos seguras de que te va a emocionar y a ilusionar. ¡Sigue leyendo esta historia para descubrirla! 

El origen de los elefantes desde una perspectiva más mágica

¿De dónde surgieron los elefantes? Esta leyenda africana te lo explica

¡Qué majestuosos son los elefantes! Muchas son las teorías y mitos que se conocen sobre estos animales. Por ejemplo, hay quien dice que les temen a los ratones... Y eso que fuerza no les falta para el combate, pero un simple ratoncillo de campo puede conseguir que nuestro amigo el elefante acabe huyendo asustado. ¿Será por su mala visión? Al tener los ojos en los lados de la cabeza no pueden reconocer las cosas pequeñas que se mueven ante ellos, y de ahí su sorpresa y sobresalto.

Otros deseamos tener una 'memoria de elefante'. Y es que, aunque no hay una gran base científica que avale estos datos, la repetición popular de esta frase generación tras generación lo ha convertido en un hecho incuestionable. De hecho, según estudios realizados en Kenia, los elefantes son capaces de reconocer la llamada de más de cien individuos de su especie. 

Pero en esta ocasión vamos a hablarte de sus orígenes. Y, para ello, no hay mejor manera que recurrir a las voces populares africanas, que gracias a la tradición oral nos han legado una bella y onírica leyenda lejos de teorías evolutivas que dejan poco espacio a la imaginación. 

En tierras africanas se considera al elefante como el animal más inteligente. Tanto es así que muchos son los que creen que en ellos vive una parte de los hombres. Si tenéis la suerte de poder visitar a la tribu Kamba de Kenia, no dudarán en contaros esta hermosa leyenda con la que os explicarán que el verdadero origen de estos mamíferos está en las personas, en nosotros. ¡Atenta! 

Leyenda africana sobre el origen de los elefantes

El bonito origen de los elefantes explicado en una leyenda de África

La creencia de esta tribu se basa en las vivencias de un vecino de la aldea muy pobre, quien para mejorar su situación y escapar de la pobreza se atrevió a visitar al dios Ivonyia-Ngia ('aquel que se alimenta de los pobres') para conseguir aliviar sus problemas.

El dios quiso prestarle ayuda y por ello le ofreció ganado y un gran rebaño de ovejas. Sin embrago, la codicia humana no conoce límites y nuestro protagonista no dudó en rechazar la oferta. No quería trabajar de sol a sol con los animales para solo obtener un escaso sustento (que ya habrían deseado muchos), él quería ser verdaderamente rico y conocer el secreto para conseguirlo.

La inmensa bondad de Ivonyia-Ngia se impuso como respuesta. Sin comprender bien donde estaba la magia, el hombre acabó con un ungüento enfrascado en sus manos. Según la breve explicación de la deidad, debía aplicarlo en el diente canino de su esposa, para que una vez éste creciera pudieran venderlo por un alto precio.

Los días pasaban y el diente crecía. Pero cuando llegó el momento de extraerlo, su mujer se negó. Felicidad y amor le aportaba el diente y no quería perderlo. Por ello, huyó de la aldea. El diente solo fue el primer paso de su conversión. Y es que, primero nació el colmillo, pero con el tiempo toda ella acabó convertida en elefante. Y gracias al cariño de su esposo, quien siempre la visitaba en el bosque, nacieron varios elefantitos, quienes se convirtieron en la primera manada de la Historia.

Dejando a un lado los mitos, lo cierto es que estos mamíferos enormes son entrañables. Con el mamut entre sus antepasados, los elefantes africanos (junto a los asiáticos) son indispensables para el equilibrio de la biodiversidad. Ahora no nos preocupa su pasado ni su origen, pero sí y mucho, su futuro. El tráfico clandestino e ilegal de sus colmillos de marfil los convierten en piezas codiciadas por las mafias. Poco a poco la población de elefantes está disminuyendo y todas las alarmas están activadas. Desde aquí, nuestra denuncia sobre estas prácticas.