Masturbación femenina: guía para conocerte a ti misma

Beneficios y recomendaciones para la masturbación femenina

Lidia Nieto

La masturbación, especialmente la femenina, ha sido relegada durante siglos a la oscuridad de las prácticas viciosas perjudiciales para la salud. Reprobada y condenada hasta en el pensamiento, esta práctica había de ser ocultada como algo prohibido y sucio. Nada más lejos de la realidad.

Los hombres fueron los primeros que se atrevieron a dar el paso y reconocer abiertamente que gustaban de masturbarse. Sin embargo, para las mujeres ha sido más difícil. Incluso hoy en día, la masturbación femenina sigue rodeada de ese aura de tabú enfermizo que hace que sólo un 45 % de las mujeres reconozcan que la practican.

Beneficios de la masturbación femenina

Si eres de las que aún no se han adentrado en el placentero mundo del autoerotismo, te mostramos los beneficios que puedes lograr contigo misma. A través de la masturbación no solo obtienes placer, aunque éste sea su aspecto más atractivo. Los beneficios sobre la salud que proporciona el sexo y sobre todo la consecución del orgasmo son bien conocidos.

Hay muchas mujeres que no pueden alcanzar el orgasmo mediante el coito y en cambio sí lo logran con la estimulación manual.  Lo fundamental es llegar a conocer tu propio cuerpo, qué zonas son las más sensibles y qué es lo que más placer te produce. Una vez que tú conozcas tus secretos corporales puedes compartirlos con tu pareja y verás que tus relaciones sexuales mejoran notablemente.

Guía de ayuda para masturbarse

Tómate tu tiempo, busca un lugar de la casa en el que te sientas a gusto y prepárate para buscar el placer. Asegúrate que vas a estar sola y no vas a tener interrupciones. Puedes prepararte un baño de espuma; es una situación muy estimulante para encontrar el placer. O métete en tu cama, relájate y prepárate mentalmente imaginando escenarios, creando situaciones...

Tumbada, juega con tus dedos, acaricia todo tu cuerpo en busca de las zonas más sensibles y ve acercándote a la vagina. Separa los labios vaginales e introduce uno de tus dedos explorando el interior. Poco a poco podrás introducir otro más. Haz movimientos con los dedos por todo tu interior, modifica el ritmo y localiza el punto G.

Con la otra mano estimula tu clítoris, acariciándolo, dando toquecitos. Notarás que te vas excitando cada vez más. Sigue experimentando, si te tomas tu tiempo llegarás fácilmente al orgasmo y habrás encontrado una nueva forma de sentir placer.

Recomendaciones para la masturbación femenina

Cabe hacer unas recomendaciones respecto a la masturbación en solitario. Extrema la higiene siempre que vayas a masturbarte. Dúchate antes y evita utilizar objetos caseros para introducirlos en la vagina, pueden ser un foco de infecciones. Si has avanzado y no es suficiente estimularte con tus dedos, compra un juguete erótico, te divertirás de forma más segura y descubrirás un mundo más amplio de objetos que te pueden producir un placer inesperado.

Puedes convertirte en una experta en el arte de la autosatisfacción. El secreto está en practicar. No te olvides de que el autoerotismo no tiene por qué ser sólo para ti. Comparte los descubrimientos que haces en solitario con tu pareja y os beneficiaréis los dos de unas relaciones sexuales más satisfactorias. Conócete a ti misma, no dejes que él lo descubra antes que tú.

Puedes leer más artículos similares a Masturbación femenina: guía para conocerte a ti misma, en la categoría de Sexualidad en Diario Femenino.