Infecciones vaginales: causa y tratamiento de infecciones en la vagina

La candidiasis es la infección vaginal más común

Laura Sánchez

Los problemas vaginales de las mujeres

Cualquier problema de salud que tengamos en la vagina supone un disgusto añadido por el pudor que aún tenemos a hablar de ciertas zonas de nuestro cuerpo. Además, las infecciones vaginales están erróneamente relacionadas con las enfermedades de transmisión sexual, por lo que siempre existe el miedo a ser juzgadas. Sin embargo, debemos poner por encima de la vergüenza y de la opinión de los demás nuestra salud y acudir al médico en cuanto notemos algún cambio en nuestra vagina.

Tipos de infecciones vaginales

Existen varios tipos de infecciones en la vagina, algunas de ellas efectivamente surgen por las relaciones sexuales, pero otras aparecen como consecuencia de otros problemas que pueden ir desde un sistema inmunitario debilitado hasta cambios en la flora vaginal por un uso de la ropa húmeda o demasiado ajustada.

La infección de la vagina más frecuente es la candidiasis y se trata de una infección por hongos por causas muy variadas. Las relaciones sexuales están incluidas entre esas causas, pero también la ingesta de ciertos medicamentos o la diabetes. Otras de las infecciones que pueden aparecer es la vaginosis bacteriana, que se produce cuando se rompe el equilibrio de las bacterias que habitan en la vagina.

Evidentemente también hay otras infecciones vaginales que son producto de las relaciones sexuales y algunas de ellas se consideran como enfermedades de transmisión sexual, como por ejemplo, la vaginitis por clamidia, pero como decimos, basta con un descuido simple como estar mucho tiempo con la ropa interior húmeda para generar una infección en la vagina.

Reconocer las infecciones vaginales

Infecciones vaginales: causa y tratamiento de infecciones en la vagina

Si bien algunas infecciones de la vagina no presentan síntomas en los inicios siempre hay que estar atentas a cualquier cambio que se produzca en la textura, el color o el olor del flujo vaginal, así como las sensaciones que notamos en la vagina durante las relaciones sexuales.

Las infecciones vaginales pueden reconocerse por un mal olor vaginal, por un flujo más abundante o de otro color, por sensación de picor en el exterior de la vagina, por dolor o ardor durante el coito o por unas ganas continuadas de orinar.

En todos estos casos, la recomendación es acudir a tu ginecólogo cuanto antes, para evitar complicaciones en la infección y para que te de las pautas de higiene, hábitos y cuidados necesarias para no volver a sufrir una de estas molestas infecciones vaginales.