7 razones para irte a vivir con tu mejor amiga

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Llevas un tiempo pensando en independizarte pero el precio de los alquileres está haciendo que te lo pienses más de la cuenta. Tal vez no es necesario que te vayas a vivir sola, sino con tu mejor amiga. ¿Te lo has planteado? Tenemos algunas razones para irte a vivir con tu mejor amiga. Para irte cuanto antes.

Ventajas de irte a vivir con tu mejor amiga

No hace falta tener un novio para vivir la apasionante experiencia de la convivencia. Si no te puedes permitir vivir sola, puedes compartir piso con desconocidos, con compañeros de trabajo o, mejor aún, con tu mejor amiga.

1 Por el ahorro. Con el precio de los pisos es posible que no puedas irte a vivir sola. Si tu mejor amiga está en la misma situación, ambas podréis por fin vivir independientes y ahorrando un poco de dinero.

2 Por la compañía. Si alguna vez has tenido compañeros de piso o has vivido con algún novio, descubrirás que tu mejor amiga es la persona con la que más vas a disfrutar la convivencia y con la que menos problemas vas a tener.

3 Por las charlas. Ya no tienes que llamar a tu mejor amiga ni hacer malabares para quedar cuadrando vuestros horarios. Tu mejor amiga está en casa, en el sofá, lista para una de esas charlas interminables sin necesidad de salir de casa.

4 Por la amistad. Que tu mejor amiga sea tu compañera de piso te garantiza que cualquier problema de convivencia que pueda surgir lo resolváis con medios civilizados. A las dos os interesa mantener la amistad.

5 Por las cenas. Esas cenas en vuestra casa en las que tu mejor amiga y tú hacéis de anfitrionas para el resto de amigas suponen uno de los mejores planes además de generar momentos para el recuerdo.

6 Por las manías. Tú conoces las manías y defectos de tu amiga y la quieres igual. Y viceversa. Ese conocimiento maniático unido al cariño que os tenéis hace que los roces de la convivencia disminuyan considerablemente.

7 Porque es lo ideal. Nos rendimos a la evidencia. Tener en la misma casa a tu mejor amiga, con la que sales de fiesta, a la que le cuentas tus penas, alegrías y dudas, precisamente la que es tu mejor compañera de vida, es la situación ideal de convivencia.