¿Es celoso el hombre Capricornio?

Los celos nunca son una muestra de amor

María Fernández

Los celos nunca son deseables ya que solo muestran inseguridad y falta de confianza. El amor de una pareja en la que no existen los celos es mucho más sano y más placentero. Por ello, nos disponemos a descubrir si los hombres Capricornio son envidiosos. Para ello, utilizamos las características con las que les describe el horóscopo. ¿Es celoso el hombre Capricornio?

Los celos y Capricornio

+ Capricornio suele pensar fríamente

El signo Capricornio corresponde con el elemento tierra lo que le hace ser tranquilo y reposado. Aunque suele dejarse llevar por lo que le dicta su cabeza fríamente, de vez en se deja llevar por razones sin sentido o señales invisibles. Es en ese momento cuando el hombre Capricornio se vuelve algo celoso.

+ Los celos de Capricornio en el trabajo

Capricornio tiene más posibilidades de mostrar celos en el trabajo que en el amor. No solo es víctima de la desconfianza en lo que se refiere al amor, sino, sobre todo, si la situación se escapa a los planes que él tenía en mente. Por ejemplo, si llega un nuevo compañero de trabajo con el que tiene que volver a repartirse las labores cambiando, por tanto, su rutina de trabajo, seguramente también se sienta incómodo en el primer momento.

+ Sin embargo, Capricornio es sensato

Sin embargo, si por algo se caracteriza el hombre Capricornio es por su sensatez. Siempre intenta razonar las situaciones y, si es posible, analizar todas las posiciones del asunto. Gracias a esta forma de ser, el hombre Capricornio suele recapacitar y se da cuenta de que aquellos celos que sentía eran infundados y tontos.

+ Capricornio es muy desconfiado

Debes tener en cuenta, sin embargo, que a los hombres Capricornio les suele costar mucho confiar en aquellos que le rodean. Por eso, siempre que conocen a alguien suelen andar con pies de plomo. Aquellos afortunados que consiguen ganárselos, deben tener cuidado para mantener su confianza. Lo más sencillo, para ello, es dejarte guiar siempre por la honestidad. Cuando dejas de ser sincera tanto contigo misma como con los que te rodean es el momento en el que podrían comenzar a desconfiar de ti.