Historia de amor en la política: compromiso de amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El verdadero amor de Miguel siempre había sido su ciudad. Aquella hermosa dama que se bañaba cada día en el mar y que cada primavera esperaba ansiosa los primeros rayos de sol. Sin duda, su ciudad era su amor y con ella había vivido unas cuantas historias de amor. No se imaginaba viviendo lejos de ella. Y es que Miguel vivía por ella.

El amor de tu vida

Siempre comprometido con su ciudad y sus gentes, Miguel participaba desde que tenía uso de razón de la vida social y, más tarde de la vida política de su ciudad. Estaba decidido a ser parte activa del crecimiento de su ciudad, de su dama, de su enamorada. Y por eso, desde muy joven, se afilió a un partido político y allí, su prestigio no dejaba de crecer gracias a ese tesón inusual en un político.

Su graduación en la universidad llegó de la mano de una beca para trabajar dos años al otro lado del Océano. Tan lejos, pero era una verdadera oportunidad laboral y también de formación. Al cabo de dos años volvería más preparado, con más herramientas para luchar por su ciudad. Y así se fue tan lejos, con pena por abandonar a su amada pero mirando siempre hacia el futuro de su ciudad.

No se imaginaba Miguel que al otro lado del Océano se iba enamorar de otra dama, esta vez de carne y hueso. Julia le produjo un huracán de emociones desde el primer momento en que la vio. Y luego siguió la admiración por el coraje de aquella madre soltera que había conseguido salir adelante a pesar de aquel hombre que casi arruina su vida. Pero nadie podría hacer caer a Julia.

Prioridades en el amor

A pesar de la distancia, Miguel seguía pendiente de su ciudad. Sus propuestas le hacían merecedor de la admiración de todos los políticos. Hacía tiempo que no aparecía una figura en política con tanto carisma y con tantas buenas intenciones. Pero su día a día lo vivía con Julia y con su hija. Enamorados y felices. Tan enamorado y tan felices que ni se dieron cuenta de que ya habían pasado los dos años.

Miguel quiso alargar su estancia y su vida con Julia. Pero desde el otro lado le pedían que volviera. La crisis se hacía insostenible y necesitaban alguien realmente capaz de luchar por los ciudadanos. Si había alguien que no estaba interesado en llenarse los bolsillos ese era Miguel. Así que, finalmente su amor por su ciudad pudo más que su amor por Julia.

Miguel volvió a su ciudad para cumplir un sueño. Se puso al frente de la alcaldía y se preparó para hacer resurgir de la crisis a su amada ciudad. Sin embargo, un par de meses bastaron para ver que aquellas calles ya no le hacían temblar de emoción, que sus playas le resultaban grises y oscuras y que los rayos de sol estaban tardando demasiado en llegar.

Puedes leer más artículos similares a Historia de amor en la política: compromiso de amor, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.