5 razones para disfrutar de la vida sin que te importe el qué dirán

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Que no te importe el qué dirán

Es cierto que vivimos en sociedad y que el entorno nos afecta en mayor o menor media. Solteras, casadas, en una relación de pareja, separadas...nosotras vivimos y sufrimos nuestras propias etapas sentimentales y a veces sentimos la presión de los demás. Tenemos algunas razones para disfrutar de la vida sin que te importe el qué dirán, aunque todas se resumen en que vas a ser más feliz.

Por qué vivir tu vida sin importarte el qué dirán

'Lo que digan los demás está de más'. Esta frase que todas hemos hecho lema en algún momento de nuestra vida es más fácil recordarla que llevarla a la práctica. Es hora de dejar de dar explicaciones y de ignorar lo que los demás piensen de nosotras.

1 Porque serás más independiente. Uno de los requisitos fundamentales para ser más independiente es dejar de preocuparte por la opinión de los demás. Hablamos de tu vida en particular y ahí nadie más que tú debe tener una opinión.

2 Porque tendrás mejor autoestima. Qué van a decir de mí, qué van a pensar de mí si hago esto o no hago lo otro. Apartar este pensamiento y actuar conforme a tus deseos y necesidades es uno de los mejores ejercicios de para mejorar la autoestima. Y de los más efectivos.

3 Porque nadie vivirá por ti. Cuanto antes aceptes que tu vida es tuya y que eres tú la que debes vivirla y disfrutarla a tu manera, antes lograrás acercarte a esa felicidad que estás buscando. Nadie va a vivir por ti y mucho menos nadie va a sufrir por ti.

4 Porque serás más libre. Libertad es uno de los objetivos más deseados en la vida. Eres libre cuando decides disfrutar de tu vida a tu manera, a tu aire, cuando descubres que no te importa nada lo que digan de ti si estás soltera, si no tienes hijos, si te acabas de divorciar...

5 Porque serás más feliz. Reconoce que todas esas opiniones de los demás acerca de tu vida son un lastre que debes soltar cuanto antes si quieres ser más feliz. Hay personas tóxicas por todas partes y una de sus costumbres es opinar sobre la vida ajena. No escuches.