6 fases que siempre se pasan tras la ruptura

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Antes de que empieces a pensar que vas a morir de desamor o, por el contrario, que no te importa en absoluto que tu pareja se haya roto, tenemos que advertirte que una ruptura es una ruptura para ti, para mí y para todo el mundo. Aquí y en la China, hay algunas fases que siempre se pasan tras la ruptura, aunque no necesariamente con el mismo orden e intensidad.

Fases de la ruptura que vas a pasar

Ha llegado el momento de dejar las cosas claras en cuanto a superar una ruptura amorosa. Puedes ser la reina del drama o una bruja de hielo, pero hay fases que vas a tener que pasar obligatoriamente tras la ruptura. Así que mejor que las conozcas.

1 Incredulidad. Una ruptura sentimental es como un golpe que te deja tan aturdida que no entiendes lo que está pasando. No te crees que tu novio ya no sea tu novio y que tengas que empezar a vivir sin él. Directamente no te lo crees.

2 Tristeza. Cuando empiezas a ser consciente de que tu novio te ha dejado o que la relación ya no da para más entras en la fase de la tristeza. Qué pena todos esos momentos vividos, qué pena todo el esfuerzo para llegar a ser una pareja feliz, qué pena todo.

3 Odio. Por más civilizada que seas y por más que intentes racionalizar la ruptura, en algún momento pasarás esa fase en la que odias a ese hombre que era tu pareja pero ya no lo es. Ese ser que ha puesto tu vida y tu autoestima patas arriba se merece tu odio temporal, claro que sí.

4 Angustia. Pero el odio no puede durar eternamente, así que deja paso a la angustia por la pérdida. Sin rencores, acepta que tu pareja ya no está a tu lado, que no te quiere o que tú has dejado de quererle. Es una situación dolorosa porque es, efectivamente, la pérdida de un ser querido.

5 Montaña rusa. La fase que más tiempo dura tras una ruptura es la llamada montaña rusa. Días en los que te sientes feliz, con ganas de celebrar la ruptura y de disfrutar la vida soltera se alternan con días en los que no te puedes concentrar, ni mover del sofá, ni siquiera hablar. Pero ese mareo de la montaña rusa también pasará.

6 Aceptación. Y un día sin saber muy bien cómo ha ocurrido te descubrirás sonriendo por tonterías con tus amigas, con ganas de hacer mil cosas y, por qué no, ilusionándote con la miradita que has captado de ese chico. Es tu nueva vida de soltera y ya la has aceptado.