¿Eres una sufridora nata? Deja de llorar por amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No lo podemos evitar porque somos muy intensas. Sufrimos con las relaciones de pareja, sufrimos con los rollos de una noche, sufrimos con los amigos con derecho y hasta sufrimos cuando no tenemos amor. La capacidad para enamorarnos al instante que algunas tenemos nos deja a la altura de las mejores divas de la copla a la hora de llorar por amor. Tenemos las claves para las sufridoras natas.

Una bonita historia de amor convertida en drama

Te has vuelto loca de amor por ese chico que acabas de conocer hace tres semanas. Los dos fines de semana que habéis pasado en tu casa te han devuelto la confianza en el amor y en el mundo en general. Todo pintaba de color de rosa hasta que ese chico ha desaparecido. Porque algunos hombres hacen eso, desaparecer, ir a por tabaco o no volver a contestar al teléfono jamás.

Entonces tú has sacado tu traje de folclórica, te has colocado la peineta y con un contundente meneo a tu bata de cola imaginaria te has puesto a dramatizar. No lo puedes evitar, porque eres una sufridora nata. Y lo mismo que has nacido para amar con todas las consecuencias, has nacido para sufrir a lo grande por cualquier historia, historieta o cómic de amor que puedas vivir.

Ahora estás sumida en una tragedia de llanto y desesperación presa del desamor, sollozando agarrada a la camiseta que se dejó olvidada en tu casa, suspirando cuando miras la taza donde tomaba café e incapaz de volver a poner las mismas sábanas que usasteis en esos días de amor. ¿Te gustaría dejar de llorar por amor?

Técnica infalible para dejar de sufrir por amor

Si esta es tu situación cada vez que te enamoras de alguien, si te enamoras cada vez que intimas un poco con algún hombre o si simplemente vives enganchada al amor permanentemente, tranquila. Nosotras te entendemos porque también somos sufridoras natas y lloramos por amor. Lloramos siempre que las relaciones no salen como en las películas, así que lloramos siempre.

Y lamentamos comunicarte que no podemos evitar llorar por amor, pero sí podemos dejar de sufrir. O, al menos, dejar de sufrir tanto. ¿Cómo? Para folclóricas nosotras, así que el procedimiento es el siguiente: se recogen los recuerdos de tu historia de amor aunque haya sido fugaz, se dan un baño de dramatismo intenso y se centrifugan en sollozos desesperados. De ahí sale la letra de una copla o de una película de terror, dependiendo de la historia.

Esas letras de drama amoroso se plasman en un papel, se llama a las amigas y se leen en voz alta. Cuando todas estéis llorando a moco tendido conmocionadas por la tragedia amorosa, se rompe en mil pedazos el papel. Esto simboliza tu corazón roto en todos esos cachitos que se volverán a colocar como en un puzzle al final del proceso.

Puedes leer más artículos similares a ¿Eres una sufridora nata? Deja de llorar por amor, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.