Cinco situaciones de las películas románticas que jamás te ocurrirán en la realidad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Podemos culpar a Hollywood de las altas expectativas en cuanto a las relaciones de pareja. Es ver una película romántica y darte el bajón porque tú nunca en la vida has tenido un amor parecido y porque intuyes que nunca lo tendrás. Lógicamente, tu relación de pareja se resiente porque ese inútil que tienes el sofá no se parece a ninguno de los protagonistas de las películas.

Las expectativas que crea el cine romántico

El mensaje de las películas románticas va calando hasta el interior de nuestra mente y se produce un desajuste importante con nuestra realidad amorosa. Pero si bien tu pareja podía tomar alguna nota y tener algún detalle un buen día, el verdadero culpable es el cine, que nos hace creer que algunas veces pasan este tipo de cosas. Y no, no pasan.

1 Declaraciones de amor. Tu novio te quiere con locura y hay días que hasta te lo dice. Pero no esperes que vaya una Navidad a casa de tus padres para declararse silenciosamente con enormes carteles que digan todo lo que siente por ti. Y tú ahí en la puerta muerta de amor. No va a ocurrir jamás.

2 Chicos malotes. En las películas el chico malote se transforma en casi un santo adorable al que amarás por siempre jamás. Es capaz de dejar las drogas, la mala vida y su religión infiel todo por amor. Y amor por ti. Pero la realidad es que si te encuentras con un chico malote en tu vida, seguirá siendo malote por los siglos de los siglos y te hará la vida imposible.

3 El príncipe azul. El cuento de la Cenincienta ha hecho mucho daño en las mentes de niñas y mujeres que están convencidas de que algún día tiene que aparecer su príncipe azul para rescatarlas de una vida infeliz. No hay príncipes, tampoco azules y ningún sapo está en condiciones de rescatarte de nada.

4 Tormenta y boda. La situación es de lo más frecuente en las películas y la primera parte también se corresponde con la vida real. Una pareja con una relación llena de problemas, una relación tormentosa que tiene toda la pinta de acabar como el rosario de la aurora pero que por obra y gracia de los guionistas termina en una feliz boda. Recuerda que tú no tienes el mismo guionista y que si estás en una relación tóxica lo último en lo que debes pensar es en boda.

5 La protagonista. Tú tan Pretty Woman y yo tan Bridget Jones. En la películas la protagonista se queda siempre con el chico más encantador que además es el más guapo. Pueden ocurrir mil desastres a su alrededor, se pueden coger aviones al otro lado del mundo, parar trenes o incluso cancelar bodas en el último momento, todo por amor a la protagonista. Recuerda que en tu vida real no siempre eres tú la protagonista.