Cinco razones para confesar una infidelidad

Por qué deberías contar la deslealtad a tu pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No es cuando engañas a tu pareja con otro, sino cuando confiesas la infidelidad el momento en el que tu relación de pareja empieza a tambalearse y hay muchas probabilidades de que acabe en una ruptura. Por eso siempre que se pueda hay que evitar la confesión. Decimos siempre que se pueda porque hay veces que no se puede ocultar. Tenemos cinco razones para confesar una infidelidad. No te queda más remedio.

Cuándo debes confesar una infidelidad

Las infidelidades no son para confesarlas, son para vivirlas, disfrutarlas y hasta sufrirlas. Pero ser infiel a veces no se queda en un desliz, sino que conlleva consecuencias más allá de una aventura puntual. Hay momentos en los que debes confesar.

1 Pillada. El motivo más frecuente por el que la gente reconoce que ha sido infiel es porque han sido pillados. Que tu pareja te encuentre en la cama con otro hombre es la única prueba irrefutable de tu infidelidad, así que no te va a quedar más remedio que confesar.

2 ETS. Tú has tenido una aventura con un hombre increíble, aunque nunca has pensado llevarla más allá. La mala suerte mezclada con cierto riesgo han querido que te encuentres con una enfermedad de transmisión sexual que, aunque no sea grave, debes confesar a tu pareja. Con la salud no se juega.

3 Amor. Lo que empezó siendo un rollo para poner un poco de aventura a tu vida sexual se ha convertido en amor. Si te has enamorado de tu amante, lo mejor es que confieses porque ya no se trata de un desliz sexual, sino sentimental. Y podrás ser infiel, pero honesta con los sentimientos también.

4 Dudas. Nos atrevemos a decir que no hace falta que te llegues a enamorar de tu amante. Solo con que tengas dudas sobre tu relación de pareja, si a veces piensas que no quieres seguir con tu novio, lo mejor es confesar la infidelidad y sentarse a decidir qué hacer con la relación.

5 Sospechas. En algunas situaciones hay que confesar que has sido infiel sin necesidad de que lleguen a pillarte. Puede que tu novio sospeche, puede que se esté dando cuenta de algunas cosas y que, en lugar de actuar como un hombre celoso crea que se está volviendo loco y que está siendo injusto contigo. Es el momento de confesar.