Cómo conseguir que tu exnovio no condicione tu vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando las cosas no tienen arreglo, lo mejor es poner fin a la relación de pareja. Poco importa si te han dejado o si has tomado tú la decisión, porque ahora toca recuperarse, ponerse en pie y pasar página. Sin embargo, pasar página no es tan fácil como parece porque un buen día te das cuenta de tu exnovio sigue condicionando tu vida. Te contamos cómo acabar con esa situación.

Cómo sacar a tu exnovio de tu vida para siempre

En muchas ocasiones hemos recomendado como paso fundamental para superar una ruptura sentimental cambiar de costumbres, de lugares de ocio, no pasar por la calle donde vive tu ex o no ir a esos lugares que te traen recuerdos de tu amor perdido. Esto no deja de ser una forma de que tu exnovio condicione tu vida, pero se trata de una situación temporal hasta que los recuerdos dejen de doler.

Sin embargo, hay que intentar que esta situación de hacer cosas o dejar de hacer cosas no se prolongue demasiado porque te puedes ver envuelta en un callejón sin salida de nostalgia y desamor. Suena dramático, pero es así. Así que es hora de olvidar a tu exnovio para siempre. ¿Cómo? Empezando una nueva vida, una vida que te irá mostrando el camino por sí sola.

El ámbito en el que más cuesta hacer desaparecer el recuerdo de tu exnovio es en el amor. Tenemos la teoría de que tu primera relación después de una ruptura no va a funcionar porque las comparaciones son inevitables, porque te habrás cubierto de una armadura para no sufrir y porque cualquier cosa que tu nuevo novio haga y te recuerde a tu ex hará que salgas corriendo de esa relación. Y eso significa que tu exnovio sigue condicionando tu vida.

Por eso cuanto antes te pongas en marcha para emprender una nueva vida, antes lograrás alejarte de la influencia de tu exnovio. Mucha actividad en todos los ámbitos de tu vida es lo que necesitas para llenarte de experiencias nuevas, vivir momentos diferentes y crear nuevos recuerdos que solapen los anteriores. El secreto está en vivir más deprisa y más intensamente que antes.