Cómo saber si realmente te gusta un hombre

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Que te gusta ese hombre lo intuyes pero, ¿te gusta de verdad? Esa pregunta es más difícil de responder porque en las relaciones sentimentales no todo es tan claro como debería. Puede que te guste para un rato, puede que te guste para más, puede que le desees pero no te guste o puede que pienses que de verdad es el amor de tu vida. Cómo saber si realmente te gusta un hombre.

Señales de que te gusta un hombre

Te despiertas por la mañana y tu primer pensamiento es para ese hombre. Entonces sonríes y recuerdas la última conversación que tuviste con él. Con un poco de suerte, tienes esperándote un Whatsapp suyo dándote los buenos días y entonces ya no hay quien te quite la sonrisa de la cara. Sigues pensando en ese hombre toda la mañana, apenas te puedes concentrar en el trabajo y la sonrisa tonta se te ha quedado como seña de identidad.

Puede que también quedes con él después del trabajo. Entonces te pones nerviosa, eliges cuidadosamente el vestuario y lo haces con el propósito de impresionar. Cuando estás con él le miras, te guardas sus gestos para contemplarlos con más calma cuando estés a solas, que no se te olvide la comisura de los labios, ni su nariz de perfil ni esas líneas de expresión que explotan cuando sonríe. Parece que te gusta bastante.

El tiempo ha pasado volando en esa cita con él. Sientes una punzada de decepción cuando compruebas que aún no toca acostarte con él. Pero tú te puedes imaginar cómo será ese primer encuentro íntimo porque ya llevas dibujándolo en tu mente varios días. Y varias noches. Separarte de él y volver a casa te cuesta, pero resulta que sigues sin sonriendo sin saber muy bien por qué.

Te delata tu sonrisa. Esa es la prueba irrefutable de que ese hombre te gusta de verdad. Si además no puedes dejar de pensar en él, si necesitas que te de las buenas noches, que envíe alguna que otra foto por Whatsapp, si te imaginas mil escenas calientes con él y otras mil escenas más cotidianas. Sí, puede que no sepas mucho de él, pero ese hombre te gusta si aún estás sonriendo.