Conocer a alguien por Internet: triunfa en la primera cita

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La primera cita después de Internet

Esto de que las relaciones de pareja se originen en Internet tiene sus pros y sus contras. Tontear con un chico desde el sofá, con tu bata puesta y tus zapatillas mientras cenas resulta de lo más cómodo, pero ten en cuenta que en algún momento tendrás que quedar con él. Te contamos cómo afrontar la primera cita con alguien que has conocido en Internet.

La primera cita con tu ligue virtual

Llevas un par de semanas chateando con un hombre que te gusta, que además parece que te gusta mucho, por sus fotos, por lo que te escribe, por su voz...y llega el momento de quedar. Seguramente te pondrás histérica pensando en todas esas historias para no dormir que te han contado del amor virtual. Que si es un psicópata, que si las fotos no son suyas, que si en realidad todo lo que te ha dicho es mentira.

Tranquila, puede ser que todo tu proceso de conquista virtual haya sido en vano y que el chico no sea quien ni como decía ser. Pero también puede ser que resulte mejor de lo que esperabas. Todo es posible en el amor y más cuando se trata de amor en la Red. Es cierto que los nervios de la primera cita no te los va a quitar nadie porque van implícitos en toda primera cita independientemente de dónde hayas conocido al chico.

Si te estás preguntando si tu primera cita con ese chico que has conocido por Internet presenta alguna diferencia con otra primera cita la respuesta es que no. No hay que tomar precauciones extraordinarias aunque utilizar el comodín de la llamada nunca viene mal. Pero esa llamada de salvamento que tu mejor amiga debe hacerte media hora después de la cita es de obligado cumplimiento en cualquier primera cita.

Es cierto que hay un aspecto que debes tener en cuenta para ese momento en el que conoces a un hombre que ya crees conocer a través de Internet. Y es que cambiamos mucho, ellos y nosotras. Tal vez cara a cara no sea tan ingenioso como parecía en el chat, tal vez sea más tímido, tal vez sea más mentiroso...o tal vez sea más encantador de lo que te imaginabas.