Ligar por Internet vs ligar en un bar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Internet o un bar como lugares para ligar

Internet ha generado a día de hoy incontables relaciones de pareja que se han conocido en las redes sociales, en alguna Web de citas o en algún chat. Y está a punto de superar a los bares en su labor de celestinas. La actualidad frente a la nostalgia. Ligar en Internet o ligar en un bar, ¿qué es mejor?

Las ventajas de ligar por Internet

Internet ofrece un sinfín de posibilidades a la hora de ligar. Es un método fácil, rápido y cómodo, aunque la sencillez no implica la efectividad. Lo decimos por la fauna que te encuentras en Internet que a veces no deja de tener su gracia. En cualquier caso, ligar por Internet es fácil y no son pocas las parejas que han surgido tras la pantalla de un ordenador, lo que nos hace sospechar que en Internet no solo puedes ligar, sino también encontrar el amor.

Para los escépticos de los flirteos virtuales podemos asegurar que resulta de lo más excitante conocer a un hombre, enamorarte de lo que te escribe en el chat, de sus mensajes de audio y sin olvidarnos del sexting como forma de calentar motores en el caso de que esa primera cita se haga esperar. La revolución en el amor ha llegado. Ligar desde el sofá en pijama de franela, calcetines y con el tinte puesto es una realidad.

Los nostálgicos de ligar en los bares

Pero aunque seamos capaces de ver todas la ventajas de ligar por Internet no podemos evitar cierta punzada de nostalgia por esas noches en los bares en las que el amor de tu vida se multiplicaba al ritmo que aumentaban tus copas de vodka. Y es una gran pérdida esa transformación a lo largo de la noche de un hombre corriente en el hombre de tu vida. Esa magia solo la pueden obrar los bares.

Aunque los bares corran peligro como lugares donde juntar almas gemelas de forma temporal, siempre tendrán un lugar en nuestros corazones. Al fin y al cabo aún siguen siendo el lugar de esa primera cita con alguien que has conocido en Internet. Y es que la verdadera esencia de un hombre se descubre en un bar. Si ese hombre merece la pena, no lo vas a descubrir a través de Internet, lo harás en un bar. Como toda la vida.