¿Cuánto tiempo hay que esperar para vivir en pareja?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Es lógico y también saludable que las relaciones de pareja vayan atravesando diferentes etapas. En los primeros tiempos del amor todo es tan maravilloso que nos encantaría que no se acabara nunca. Pero la pareja también evoluciona y antes o después hay que dar un paso más y plantearse la convivencia. Nos estamos preguntando cuánto tiempo hay que esperar para vivir en pareja.

Los tiempos de la convivencia en pareja

Llevas poco tiempo saliendo con ese chico adorable y el mundo te parece un lugar más feliz. Estás enamorada, de eso no hay duda, y por eso quieres pasar el máximo tiempo posible con él. O él duerme en tu casa o tú en la suya y ya no sabes ni dónde tienes tu domicilio de tantas idas y venidas. ¿Será buena idea iros a vivir juntos? ¿no es un poco pronto?

Nunca es pronto para irte a vivir con tu pareja por más que los sectores más conservadores del amor promuevan una etapa de conocimiento más profundo y esperar hasta estar seguras de que es el hombre adecuado y de que es amor de verdad. Pero a estas alturas ya sabemos que el hombre más adecuado del mundo puede convertirse en un sapo de la noche a la mañana y que el amor de verdad puede empezar a ser una broma por motivos desconocidos.

En este estado de cosas, con la fugacidad del amor aleteando sobre nuestras vidas y con el precio de la vivienda, lo más cómodo y lo más práctico es irnos a vivir juntos cuanto antes. Cierto que la convivencia desgasta, cierto que la convivencia saca a la luz todos esos defectos de la pareja que dejaba escondidos en su casa, pero cuanto antes nos topemos con la realidad, mejor.

Porque no todas las parejas se destruyen con la convivencia. ¿Y si descubres que nunca antes habías pasado unas tardes de domingo tan maravillosas? ¿y si descubres que ese hombre que has elegido es un excelente compañero de piso, de salón, de cocina, de baño y de cama? Esperar más tiempo no va a hacer que el amor dure más, así que no hay motivo para no querer descubrir lo antes posible de qué material está hecho vuestro amor.