Día del soltero: la libertad de ser single

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La libertad de estar soltera

Hasta que el mundo no conciba las relaciones de pareja como la unión de dos personas basada en el amor y en el respeto a la personalidad del otro sin que quepan luchas de poder e inseguridades varias, el único camino hacia la felicidad de los espíritus libres e independientes es la soltería. Analizamos la libertad de ser single y celebramos por todo lo alto todos los Días del soltero.

Disfrutando de la libertad de ser soltera

No es un problema de los solteros que no se adaptan a la vida en pareja, sino un problema de concebir la relación de pareja como un espacio de amor con límites en el que con el tiempo empiezan a surgir las emociones negativas que acaban por destruir el amor. Puede que el poliamor sea la solución a los problemas de pareja. O puede que la mejor alternativa sea la de ser single.

Ajenos a las miradas envidiosas de las parejas se encuentra la especie de los singles. Solteros y solteras de oro que han descubierto que el verdadero amor es hacia uno mismo, que es el único amor que no traiciona, que no engaña, que no intenta ejercer ningún control y que te respeta. En definitiva, los singles han aprendido que ser independientes y libres es el camino más directo a la felicidad.

La ventajas de la soltería son incontables y podríamos hacer una enciclopedia completa, pero se pueden resumir en una sola que abarca todas la demás: libertad. La libertad de hacer tus propios planes, de salir y entrar cuando quieres, de conocer gente nueva. Pero sobre todo la libertad de ser una misma, de no sentirte en la necesidad de tener que agradar a otra persona y de poder mostrarte tal cual eres.

Muchas personas insisten en ocultar la ventajas de estar soltera alegando el peligro de la soledad. Pero ese riesgo de sentirte sola ocurre muchas más veces en pareja, cuando estás con la pareja equivocada. Los singles no sienten la punzada de la soledad porque son libres de llenar su vida con lo que más les gusta, con la gente que les quiere y con las actividades que les hacen sonreír.