Mujeres y hombres: cita a ciegas, ¿sí o no?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Parece bastante evidente que encontrar pareja no resulta todo lo fácil que esperábamos. Mujeres y hombres andan revoloteando por mundos distintos incapaces de encontrarse. Entramos así en el mundo de las citas a ciegas, unas citas que a veces ni son tan citas ni son tan ciegas. ¿Son fiables las citas a ciegas?

Tipos de citas a ciegas

Cuando hablamos de citas a ciegas inmediatamente nos viene a la cabeza un ligue que hemos conocido en una web de contactos o en una de esas aplicaciones móviles para ligar. No conoces a ese chico y, cuando os decidís a quedar en persona, ambos lo consideráis una cita a ciegas. Pero esa cita no es tan ciega como parece, ya que seguro lleváis varios días o semanas chateando o intercambiando mensajes por Whatsapp.

Otro tipo de cita a ciegas es la que te organizan tu hermana, tu prima, tu cuñada, tu compañera de trabajo, etc. invitándote a una cenita informal en la que ella y su pareja van a llevar por casualidad a un amigo con el que seguro vas a congeniar genial. Ellos ya se están frotando las manos y hasta haciéndote planes de boda, pero tú te muestras algo más que escéptica.

Los resultados de una cita a ciegas

Los resultados de una cita a ciegas sea del tipo de que sea pueden ser mejores, peores o llegar a ser desastrosos. El tipo no es lo que parecía cuando chateabais y te empiezas a cuestionar tus dotes de reconocimiento facial. Pero también puede ser que a la segunda cerveza descubras que tienes más intereses comunes con ese desconocido que con todos tus amigos juntos.

Y es que en las lides del amor todo resulta sorprendente, no puedes vivir el amor con ideas preconcebidas. Ni el amor, ni la conquista, ni el sexo...todo requiere una mente abierta y que sea lo que Cupido quiera, porque en realidad poco depende de nosotras o de nuestra cita. Por eso siempre aconsejamos acudir a esa cita a ciegas por más loca, irracional o surrealista que haya sido su gestación.

La clave para poder disfrutar sí o sí de una cita a ciegas es vivirla como una experiencia, sin expectativas de que ese chico va a ser un príncipe azul, de que vas a conocer a tu próxima pareja o de ir haciéndote a la idea de la noche de sexo desenfrenado que vas a pasar. Acude a la cita a ciegas, vive lo que tengas que vivir, bebe lo que tengas que beber y anota la experiencia para tu manual de supervivencia en el amor.