Mujeres y hombres: la relación de pareja más la suegra

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Por una vez, y sin que sirva de precedente, mujeres y hombres estamos de acuerdo en una cosa: las suegras sobran en la relación de pareja. Y es que si es cierto que hay amigas pesadas que llaman a cualquier hora, amigos juerguistas que no han aceptado que tu novio ahora vive en pareja y hasta juveniles cuñados que insisten en organizar cenas conjuntas, nada hay más peligroso para la estabilidad de una pareja que las suegras. La madre del novio y la madre de la novia.

La madre del novio

La madre de tu novio te mira, te observa, reflexiona y decide con un leve movimiento de los ojos que le gustaba más la novia anterior de su hijo. Genial, ahora ya no seréis tres en la pareja, tú, tu novio y el fantasma de su ex, sino cuatro si añadimos a tu suegra. Esa suegra que te hace un gesto despectivo cada vez que hablas o te mueves es de los peores tipos de familiares que hay. Pero ya se sabe, la familia es la que toca.

Puede ocurrir que tu suegra directamente te ignore porque solo tiene ojos y atenciones para su niño, que casualmente ahora es tu novio. Por lo que solo reparará en tu presencia cuando tenga que preguntarte si tenéis planes para el domingo porque le gustaría, le encantaría, le haría tan feliz que fuerais a comer. O al menos su hijo. Cuidado si tu novio sufre mamitis aguda y no puede pasar sin las comidas dominicales en casa de mamá y la recogida de tuppers para toda la semana. Porque nadie cocina como mamá.

Aunque la suegra más devastadora para una pareja es esa suegra controladora que planifica su vida y la de todos los demás. Excursión al campo para el segundo fin de semana de mes, cena familiar para el tercer viernes y hasta compra entradas para esa obra de teatro a la que tu novio y tú ibais a ir. Ahora iréis en familia. ¿No es mucho mejor?

La madre de la novia

Pero la mamitis no es exclusiva de los hombres. También hay mujeres tan ligadas a mamá que el novio puede llegar a sentirse un extraño entre las dos. Una de las peores suegras es esa que tiene la llave de vuestra casa y que se presenta a media tarde del sábado sin avisar con un bizcocho recién hecho para merendar los tres juntitos. ¿Por qué tiene tu madre la llave de nuestra casa?

A tu madre le ocurre como a tu suegra. Que ve a tu novio, le da mil vueltas y no acaba de convencerse de que ese es el hombre que quieres. Tal vez sea el hombre que quieres, pero desde luego no es el que necesitas. Y de eso las madres saben mucho. Lo que no saben es que son las hijas las que tienen que equivocarse una y mil veces porque se trata de su vida, no de un asunto familiar.

Y no podríamos olvidarnos de ese tipo de suegra que hace alarde de colega. Ella ejerce más de amiga que de madre y por eso os vais juntas de compras, al cine, al museo y hasta de copas. Y también por eso le cuentas todos tus problemas de pareja, por lo que cuando se encuentra con tu novio su mirada de rencor lo dice todo.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: la relación de pareja más la suegra, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.