Mujeres y hombres: lo que de verdad nos atrae de los hombres

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Para gustos están los colores; y los hombres. Las teorías sobre la atracción entre mujeres y hombres son tan variadas que nos podemos encontrar desde supuestos biológicos hasta intereses monetarios. A pesar de la gran cantidad de tinta vertida sobre qué nos hace elegir a una pareja o a otra, la duda sigue en el aire. ¿Qué es lo que de verdad nos atrae de los hombres?

El atractivo de los hombres

1 Rasgos físicos en clave reproductiva. La simetría del rostro, una mandíbula ancha, una voz grave o el color de los ojos son algunos de los factores de atracción que los científicos explican en clave reproductiva. Aludiendo a un instinto primario, las mujeres nos sentiríamos más atraídas por aquellos hombres que físicamente nos inspirasen más confianza para tener hijos.

2 Rasgos físicos en clave estética. Las teorías evolutivas se diluyen ante la evidencia de la realidad socio cultural. Los rasgos físicos serían uno de los mayores atractivos de los hombres por seguir el estereotipo de belleza imperante en el momento.

3 Movimientos. La forma de andar o de moverse parece un factor decisivo a la hora fijarnos en un hombre. Este factor de atracción también viene avalado por teorías biológicas en función de la seguridad que nos infunden sus movimientos.

4 Personalidad. Sin duda, la personalidad es uno de los atractivos fundamentales de un hombre, con aspectos como el sentido del humor en el puesto número uno de importancia. Seguido de la confianza que podamos depositar en él y de la perspectiva de estabilidad emocional.

5 Olfato. Nos rendimos ante la evidencia de la teoría del olfato, de esas feromonas que olemos sin darnos ni cuenta pero que hacen posible que nos sintamos atraídas por hombres sin que necesariamente cumplan los requisitos de nuestro hombre ideal.

Lo que de verdad nos atrae de los hombres

Nosotras no nos conformamos con las teorías propuestas y seguimos indagando, a base de una experimentación obstinada en el amor, por qué nos sentimos atraídas por un hombre concreto. Y es que ninguna teoría resuelve el misterio de por qué elegimos hombres tan diferentes en cada ocasión, o por qué en tantas ocasiones nos hemos decantado por el hombre equivocado.

Cualquier teoría sobre el amor pierde su fundamento cuando la llevamos al terreno de la práctica, lo que nos hace pensar que, efectivamente, lo que de verdad nos atrae de los hombres es algo que no marca la biología, ni la cultura, ni la piscología, sino el destino. No podemos más que vivir en buenos términos con Cupido que, al fin y al cabo, es el que decide de quién nos enamoramos.