Mujeres y hombres encuentran el secreto de una pareja feliz: tragar, tragar y tragar

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

A punto estábamos de tirar la toalla y reconocer que las relaciones entre mujeres y hombres no tenían solución, cuando nos hemos dado de bruces con la respuesta. El secreto de una pareja feliz es tragar. Tal cual. Los hombres lo han tenido claro desde el principio y de ahí su insistencia con ese verbo en cuestión. El problema es que a las mujeres se nos atraganta. Se nos atragantan muchas cosas que no queremos pasar.

Tragar para conseguir una pareja feliz

Desde luego tragar no resulta el ideal de una pareja equilibrada, igualitaria, cómplice y enamorada, pero parece el único medio para lograr la estabilidad sentimental. No queremos parecer pesimistas, pero a fuerza de teorías, experimentos, puesta en práctica y posterior acumulación de datos hemos llegado a la conclusión de que, efectivamente, hay que tragar.

Hay que tragarse las diferencias irreconciliables para poder convivir en paz. Hay que tragarse las incompatibilidades, los defectos de nuestra pareja, las manías y las faltas, a saber, su falta de atención, su falta de consideración, su falta de interés, su falta de ganas, su falta de comunicación, su falta de empatía. Detalles sin importancia que hay que tragar para lograr la tan ansiada pareja ideal.

También hay que tragarse las palabras, los reproches y las ganas de cambiar la situación. Porque lo cierto es que tragando, no existen los problemas de pareja. Los problemas de pareja son generados por esas mujeres protestonas que pretenden mejorar su vida sentimental. Cualquier desencuentro, cualquier desavenencia, cualquier malentendido, desaparecen sin dejar rastro en cuanto los tragamos.

Atragantarse con la relación de pareja

La solución es sencilla y debería estar al alcance de nuestras manos, si no fuera porque se nos atragantan ciertas cosas. Y es que no pasamos la prepotencia, pero tampoco el desinterés, no pasamos lo celos obsesivos, ni el afán controlador. Tampoco pasamos que no reflexionen sobre el estado de la relación, ni que se nieguen a escucharnos, ni que nos tachen de agobiantes.

No sabemos cómo tragarnos los desprecios, los ninguneos o las salidas de tono. Y tampoco tragamos con sus excusas, ni con sus mentiras, ni con sus chantajes emocionales. Son las cosas que se nos atragantan y que convierten a las mujeres en responsables directas de las rupturas. Es que no sabemos tragar. Es que no sabemos aguantar.

Lo que sí nos vamos a tragar es este secreto de la pareja feliz. Este secreto que tanto nos ha costado encontrar nos lo tragamos, a ver si así desaparece y no caemos en la tentación de ceder ante lo establecido. Está escrito que debemos tragar, pero no estamos dispuestas a tragar más.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres encuentran el secreto de una pareja feliz: tragar, tragar y tragar, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.