Mujeres y hombres: mi novio es un calzonazos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Tengo que confesarlo: mi novio es un calzonazos. Al principio me gustaba tanto porque era tan complaciente con mis deseos, porque nunca me decía que no. Pero ahora no soporto su falta de iniciativa, su nula personalidad. Yo creía que las relaciones entre mujeres y hombres se basaban en un tira y afloja de intereses, ese juego en el que siempre había querido ganar. Pero ganar siempre es aburrido, por eso no quiero un novio calzonazos.

Ventajas de un novio calzonazos

Un novio calzonazos puede cumplir las expectativas de una novia controladora a la que le gusta dictar, organizar, establecer o planear sin interferencias. Porque un novio calzonazos siempre asiente, siempre está de acuerdo, sin necesidad siquiera de ceder. Ese novio calzonazos nunca dice que no, ni lleva la contraria a su novia que, por supuesto, siempre lleva la razón.

Por eso un novio calzonazos es una garantía para evitar las agotadoras discusiones de pareja, para lograr esa pareja feliz bien avenida y sin desencuentros. A un novio calzonazos le puedes dirigir, señalar el camino de ida y vuelta, incluso le puedes moldear a tu gusto. Un novio calzonazos es también la mejor opción si quieres decorar tu casa a tu gusto, porque no discutirá contigo sobre el color de las cortinas y, si así se lo indicas, hábilmente montará los muebles.

Podemos encontrar tantas ventajas en un novio calzonazos. Porque te acompañará sin dudarlo a las comidas familiares, incluso asistirá a la boda de tu amiga del instituto. Te dejará elegir el coche, el destino de la vacaciones, el mejor colegio para los niños y no te pondrá ninguna pega al menú semanal. Es todo un chollo el novio calzonazos, porque tú podrás decidir todo.

Desventajas de un novio calzonazos

Pero cuidado, porque decidir todo implica ocuparse de todo. La responsabilidad es tuya cuando convives con un novio calzonazos y la tranquilidad en el hogar no depende únicamente del buen ambiente y de que la pareja no discuta. Piensa si vas a ser capaz de cargar con todo. Porque a tu novio calzonazos le da igual todo, hará lo que tú digas sin rechistar. Incluso si la relación se rompe, permanecerá impasible sin atreverse a actuar.

La principal desventaja que encontramos en un novio calzonazos es que a veces dudamos de su condición. ¿Es persona o vegetal? Y no es que tengamos nada en contra de los vegetales, es que a lo mejor no era la condición que esperabas en tu novio ideal. Tu novio vegetal no va a plantarte cara, como tampoco va a plantarle cara a los problemas de pareja que puedan surgir, porque en las relaciones sentimentales con vegetales también hay problemas.

Puedes esperar de tu novio vegetal que cumpla la mayoría de tus deseos. Pero tendrás que pedírselos, no esperes anticipación, ni sorpresas ni mucho menos iniciativa. Tú tendrás que derrochar imaginación si quieres que la chispa se mantenga, porque él se mantendrá agazapado esperando una indicación. ¿De verdad quieres un novio calzonazos?

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: mi novio es un calzonazos, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.