Mujeres y hombres: por qué dejamos la relación cuando en realidad no queremos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Nadie ha dicho que el amor sea coherente, aunque la verdad es que no vendría mal un poco de coherencia. Ya desde el principio del enamoramiento podemos observar que nuestros sentimientos nada tienen que ver con la razón ni con la lógica. Así que no podemos esperar que la cosa cambie demasiado cuando nos embarcamos en una relación de pareja. Nos adentramos en el mundo de las incoherencias de mujeres y hombres en las relaciones de pareja. ¿por qué rompemos cuando en realidad no queremos?

Nada es para siempre

A estas alturas de la vida tenemos bien claro que nada es para siempre, mucho menos si hablamos de amor o de relaciones de pareja. Pero tal vez nos hemos tomado tan en serio este axioma que lo llevamos a la práctica en los momentos más indebidos. Seguramente te ha pasado que sientes que no puedes más, tal vez se trate de un malentendido o tal vez estés inmersa en una crisis de pareja. Pero no puedes más y decides romper con tu novio.

No pasa mucho tiempo antes de que te arrepientas de la decisión de poner fin a la relación. Dependiendo de los motivos que te hayan llevado a romper, pueden pasar varios días o puede tratarse de horas. ¿Por qué has roto si amas con locura a tu novio? Por un arrebato de ira en medio de una discusión, por un mal día en que todo lo ves negro, por un enfado prolongado que no termina de resolverse o por ese saco de reproches que llevamos al hombro.

La inseguridad y la incertidumbre juegan un papel fundamental en estas rupturas indeseadas. Nuestras abuelas se casaban para toda la vida, mientras que nosotras establecemos relaciones de pareja con la fecha de caducidad marcada. Pero el equilibrio se encuentra en el punto medio. No considerar a tu pareja como una propiedad para siempre es importante para el éxito de la relación, tan importante como implicarse en la vida en pareja y no tirar la toalla a la primera de cambio.

Motivos para no romper

Incoherencia, inseguridad, incertidumbre...y para colmo, todo es relativo en el amor. ¿Cómo se establecen los motivos para romper una relación? ¿Cuáles son esos motivos para romper y cuáles los motivos para no romper? Preguntas que no tienen una respuesta concreta y con las que habremos de guiarnos por el corazón, porque el cerebro aquí poco tiene que decir.

Antes de coger las maletas y marcharte de casa, antes de ponerle a tu chico las maletas y antes de empezar a repartir los libros, siéntate un momento sola y visualiza tu vida sin tu novio. Las noches en soledad, las mañanas sin su beso de buenos días o las tardes sin risas y amor. ¿Puedes verte disfrutando de las mismas cosas con otro hombre o no te imaginas sin él? ¿Te sientes liberada sin él? Respóndete honestamente y entonces podrás tomar la decisión de romper o de continuar.

La infelicidad es un motivo de peso para romper una relación, eso no está en duda. Pero tal vez tu infelicidad con tu pareja viene de no haber intentado resolver los problemas. Problemas que, hay que advertir, siempre existen en todas las pareja, incluso en esas parejas aparentemente felices. No se trata de aguantar en la pareja, sino de trabajar en ella.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: por qué dejamos la relación cuando en realidad no queremos, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: