Soltera y feliz a los 40

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Es cierto que el mundo parece organizado para que la gente viva en una relación de pareja, pero eso no quiere decir que sea la única opción, ni mucho menos que sea la única forma de ser feliz. Ser feliz a los 40 sin pareja es posible (de hecho es muy frecuente), a pesar de la opinión de los demás.

Soltera y feliz a los 40

Has cumplido ya los 40 y no tienes pareja. Hay días que estás feliz y hay días que estás amargada, que es lo mismo que le ocurre a las personas con pareja, a las casadas de 30 y a las que con 20 quizá aún no han sufrido ningún desengaño amoroso, porque no puedes ser feliz todos los días y porque la felicidad no tiene nada que ver con tu estado civil, y es que, por suerte en el siglo XXI, el amor no es el objetivo de toda mujer. 

Una vez que damos el salto de la época medieval al 2017, ya tenemos medio camino hecho para entender que lo de menos es el estado civil, que una mujer a los 40 o a la edad que sea no necesita de nadie para ser feliz, que no es una media naranja y que la felicidad no se mide en cómo de estable es tu relación. 

¿Va quedando claro que una mujer no necesita un marido y unos hijos para realizarse? Entonces podemos avanzar un poquito más y descubrir que los 40 es una edad perfecta para disfrutar de la vida a lo loco, como en la adolescencia, pero con ciertas precauciones y mucha experiencia a las espaldas que aportan madurez: locas con experiencia, locas con sabiduría, locas con las cosas claras y locas, pero no kamikazes. 

Lo que necesitas para ser feliz a los 40 sin pareja

Podemos hacer recuento de todas las cosas que has ido adquiriendo en estos 40 años para recordarte qué es lo que te puede y te hace feliz, y en la que no incluimos a una pareja:

+ Tu familia. Tu familia es tu base, para bien o para mal. Tanto si tienes hijos como si no los tienes, seguro que si miras hacia atrás ves la cantidad de consuelo y cariño que has recibido de tu familia a lo largo de tu vida.

+ Tus amigos. ¿Y qué me dices de tus amigos? Que son un tesoro, claro. Los amigos son fuente de felicidad inagotable.

+ Tus viajes. Seguro que viajar es una de esas cosas que te hacen feliz. Si además has descubierto las ventajas de viajar sola, no echarás de menos ninguna compañía.

+ Tus experiencias. En estos 40 años has sufrido, has reído, has cometido errores y has logrado algunas metas. Tu experiencia también te hace feliz y te impulsa a seguir viviendo con ganas.

+ Tu trabajo. Tal vez seas de esas afortunadas que han conseguido realizarse a través de su trabajo. No todas las personas lo consiguen, cierto, pero la sensación del trabajo bien hecho también proporciona sus gramos de felicidad.

+ Tus sueños. La felicidad está compuesta de ilusiones, de ahí que siempre tengas unos cuantos sueños por cumplir. No renuncies a ellos jamás.

+ Tú misma. Es cierto eso que dicen los manuales de autoayuda: la felicidad está en ti misma. Cuando descubres quién eres realmente, cuando aprendes a quererte como te mereces, no hay pareja que pueda sustituir ese amor verdadero.

¿Has cumplido los 40 y no tienes pareja? No busques ser feliz en otra persona, la felicidad la construyes tú misma.