Y si no me escribe por Whatsapp tras una primera cita...

Manual de actuación ante la ausencia de Whatsapps

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Y si no me escribe por Whatsapp tras una primera cita...

Si no hay nada claro en las relaciones de pareja, mucho más confuso es todo lo que rodea a los ligues o rollos o primeras citas en tiempos de las nuevas tecnologías. Las redes sociales y el Whatsapp, lo que por un lado nos dan, por otro nos lo quitan. Y esa facilidad para conocer gente se vuelve dificultad a la hora de interpretar las señales o la ausencia de ellas. ¿Qué pasa cuando no te escribe por Whatsapp después de una primera cita? Necesitamos manual de actuación ¡ya!

Pero, ¿qué pasó en la primera cita?

El primer paso es analizar qué pasó exactamente en la primera cita, algo que puedes hacer en compañía de tus amigas para tener una visión más objetiva. Porque hay diferentes situaciones. Si la primera cita fue tipo victoriano, es decir, consistió únicamente en cena, copita y despedida en la puerta de tu casa con un "quedamos otro día", la verdad es que la ausencia de Whatsapp al día siguiente tiene su explicación. Tal vez está esperando a que avance un poco la semana para quedar contigo el viernes.

En cambio, si la primera cita incluyó postre erótico en tu casa o en la suya, la ausencia de Whatsapp es absolutamente inaceptable. Independientemente de las intenciones de continuar con una relación o dejarlo en un rollo de una noche, el código ético de los rollos indica expresamente que hay que enviar un Whatsapp al día siguiente. Ahora bien, si no te lo envía él, ¿por qué no lo haces tú?

El Whatsapp después de la primera cita

Qué hacer cuando no te manda un whatsapp después de la cita

Teniendo en cuenta las diferentes situaciones y reunido el gabinete de crisis, parece bastante evidente que el Whatsapp vas a tener que enviarlo tú, así que no dejes pasar mucho tiempo porque entonces ya no tendrá sentido. A la mañana siguiente si no se ha quedado a pasar la noche o por la tarde si habéis despertado juntos y se ha ido corriendo a trabajar, son los momentos claves para enviar ese Whatsapp.

Dependiendo de lo atrevida que seas o de lo dolida que te sientas porque él no haya sido el primero en mostrar interés, le puedes enviar un mensaje diciéndole lo bien que lo has pasado anoche sin más o incluyendo tu deseo de repetir la cita. Ahora toca esperar respuesta.

Si el chico no te contesta tu Whatsapp ese mismo día no elucubres sobre si le ha pasado algo y está inconsciente en una cama de hospital. Déjalo correr y a otra cosa, mariposa, porque no merece que pierdas ni un segundo más de tu tiempo pensando en él.

Y cuídate de que no esté haciendo breadcrumbing, es decir, darte las migajas contestándote tres días más tarde alegando que ha estado muy liado con el trabajo y bla, bla, bla. No te creas nada, solo quiere saber si estarás disponible para él en caso de que le fallen otros planes. Porque contestar un Whatsapp requiere tan solo 20 segundos de su ajetreada vida.