Cómo eliminar las estrías: difícil, pero no imposible

Marta Valle

Cómo eliminar las estrías

Las estrías suponen una preocupación recurrente, sobre todo en las mujeres, ya que son muy comunes en procesos como el embarazo. Las zonas en las que estas anomalías cutáneas suelen desarrollarse circundan áreas como la cadera, el vientre, los muslos, los glúteos, las piernas, los senos, los brazos y la espalda. Zonas que, de forma ocasional, pueden estar expuestas, generalmente cuando las temperaturas son más altas, por lo que nuestra pretensión de eliminarlas va a ir ligada a una cuestión puramente estética. Eso es así porque desde un punto de vista médico, la presencia de estrías no supone ningún perjuicio para nuestra salud.

Cómo eliminar la presencia de estrías

Es preciso advertir que una vez que la piel se estira de tal manera hasta llegar al punto en el que ésta se fractura, no existe ninguna forma de que se vuelva a unir y, por lo tanto, de que desaparezcan estas marcas por completo. Nuestro organismo tiende a rellenar los espacios generados con tejido nuevo, aunque en lugar de células normales, lo que se expone finalmente es tejido de la cicatriz.

Los mejores tratamientos para mejorar el estado visual de las estrías son aquellos que se encuentran orientados a la estimulación de las células en la zona dañada. Existen dos técnicas, como la dermoabrasión y la terapia láser, que son capaces de mejorar sustancialmente el aspecto dañado de la dermis aunque sin eliminar las marcas en su totalidad. También existen cremas y aceites, en concreto aquellos productos que se encuentran enriquecidos con vitamina E, que aunque no logran eliminar de raíz la presencia de las estrías, sí que consiguen disminuir su impacto considerablemente.

También es posible acceder a una serie de tratamientos que podemos preparar de forma casera para reducir, de ningún modo eliminar, el efecto visual que generan las estrías. Es el caso de productos como la rosa mosqueta, el aceite de almendras, la crema de aguacate, la cola de caballo o la pasta de zanahoria. Métodos todos ellos con capacidad regeneradora que, si se aplican acompañados de suaves masajes, pueden mejorar el aspecto de nuestra dermis.