Cómo tratar la piel rosácea

Estos son las causas, los síntomas y el tratamiento de la rosácea

Marta Valle

Piel rosácea: conoce sus causas y tratamientos

La piel rosácea es una enfermedad cutánea que suele observarse frecuentemente y que se materializa a través de una marcada tendencia a que la zona del rostro se ponga colorada, extendiéndose, de forma ocasional, esta coloración hacia el cuello y el escote. Esta patología sigue teniendo muchos retos que afrontar como, por ejemplo, la mejor manera para tratarla. 

Síntomas de la piel rosácea

Aunque éste es el signo principal por el que podemos reconocer el padecimiento de esta patología, también hay otros síntomas que se pueden manifestar de forma palmaria como la aparición de pápulas, enrojecimiento brusco acompañado de sensación de acaloramiento ante determinados estímulos, sensibilidad a los cosméticos o a las modificaciones sustanciales tanto de la temperatura como de la humedad o la visibilidad de pequeños vasos sanguíneos en la piel de la cara.

Causas del padecimiento de la piel rosácea

Hay que tener en cuenta, en primera instancia, que la piel rosácea es una anomalía que suele presentarse en mujeres entre 30 y 50 años de piel, cabello y ojos claros. Resulta frecuente en grupos familiares, por lo que los médicos manejan la teoría del origen genético como una explicación plausible a su desencadenamiento. La presencia de la bacteria helicobacter pilori, causante también de enfermedades del tubo digestivo como las úlceras, podría jugar un rol esencial en el desarrollo de la piel rosácea. Otra explicación pasa por el demódex foliculorum, un parásito que todos tenemos en la dermis facial pero que en las pacientes de esta anomalía suele encontrarse aumentado.

Al tratarse de una enfermedad con tendencia crónica, y teniendo en cuenta que el impacto principal se centra en la dermis facial de la paciente, suele afectar de forma profunda a la calidad de vida de las mujeres que la sufren provocando reacciones como ausencia de autoestima, dificultades en el trabajo, sentimiento de vergüenza, depresión, agotamiento e, incluso, ansiedad.

Cómo tratar la piel rosácea

Cómo tratar la piel rosácea

Será el dermatólogo el profesional médico encargado de realizar el diagnóstico preciso a través de la exploración física de la paciente. El tratamiento básico de la piel rosácea se basa en la aplicación diaria y sin excepción de protección solar adecuada a cada tipo de dermis, el uso de emolientes para hidratar y reparar la piel, así como la utilización de tratamientos agresivos como la dermoabrasión o los láseres ablativos en los casos más severos.

Para que cualquier tratamiento que el dermatólogo recomiende llegue a funcionar es necesario prestar mucha atención al cuidado de la piel. Esta es la clave para que los brotes de rosácea sean menos severos, sobre todo, teniendo en cuenta que se trata de una patología que tiene cur. No dudes en acudir a tu médico para que te haga un seguimiento.