Limpieza de cutis paso a paso: aprende a cuidarte

María José Roldán Prieto

¿Sabías que puedes tener el control sobre la textura, la claridad, la flexibilidad y la salud a largo plazo de tu cara sólo teniendo en cuenta la frecuencia en limpiarla? Tanto si eres una mujer joven o madura puedes hacer que  tu piel del rostro se vea increíble teniendo en cuenta una buena limpieza de cutis.

La limpieza es sin duda una parte imprescindible de la rutina del cuidado de la piel y por eso necesitas hacer una limpieza adecuada para deshacerte de las células muertas de las primeras capas de la piel así como de la suciedad, el polvo, el maquillaje o las bacterias, así la piel podrá respirar bien.

Cómo hacer una buena limpieza de cutis

- Limpia tu cara dos veces al día. Tendrás que limpiar tu cara una vez por la mañana y otra antes de ir a la cama, sólo estás expuesta a suciedad podrás hacerlo de forma extra. La limpieza con demasiada frecuencia haría que eliminases los aceites naturales del rostro muy importantes para una hidratación natural. Si no  limpias con regularidad es posible que te salgan granitos.

- Elige un limpiador adecuado para tu piel.  Sé profesional y no uses jabones en tu rostro porque es demasiado fuerte y puede secar tu piel, puede hacerte daño a largo plazo. Un limpiador para piel seca deberá nutrir la piel y proporcionar aceites y uno para la piel grasa deberá ayudar al equilibrio de la grasa. Es mejor usarlo sin perfume y que sea ultra-suave -sobre todo para pieles sensibles-.

- Lava tus manos. Deberás tener las manos bien limpias antes de lavar tu cara para evitar añadir suciedad a tu piel del rostro.

- Limpia tu rostro con agua tibia. Evita el agua caliente o demasiado fría. El agua caliente puede dañar tu piel y el agua fría no quitará toda la suciedad. Puedes utilizar alguna esponja o paño para asegurarte una mejor limpieza. 

- Realiza movimientos suaves. Aplica el limpiador con tus dedos o con una esponja suave con movimientos suaves y circulares. No frotes demasiado, mejorarás la circulación y podrás deshacerte de la suciedad del rostro. Cuidado con hacerlo demasiado porque podrías irritar tu piel.

- Enjuaga y seca. Cuando enjuagues hazlo con abundante agua tibia, no olvides enjuagar el limpiador del cuello y la línea del cabello y después seca con una suave toalla sin frotar. 

- Crema hidratante o tóner. Por último aplica un tóner o una crema hidratante para tener una piel increíble por más tiempo. Esto ayudará a que la piel quede más luminosa y sobre todo, sana e hidratado.