Diferencias de hacerse tatuajes según la época del año

Sonia Murillo

Cuando llega el buen tiempo las mangas de nuestras camisetas se acortan, los largos de los pantalones encojen, nuestros pies salen al aire e incluso nuestras tripas se destapan para exponerse al calor de los rayos del sol. Es entonces cuando nos entran unas ganas locas de hacernos un tatuaje. Queremos lucirlos y el verano es la época perfecta para ello, ¿pero es la época más adecuada para tatuarse?

¿Tatuajes en invierno o en verano?

Aunque el verano sea la mejor época para presumir de tatuajes, no es la mejor para hacérselos. Durante los meses de calor, nuestra piel está expuesta a muchos factores que pueden poner en riesgo la cicatrización de la zona. Los propios rayos del sol, el cloro y el salitre de piscinas y playas y también el propio sudor, mucho más presente en estos momentos, pueden hacer que tu tatuaje tarde más en curarse e incluso que se infecte y lo haga mal. Por eso, en este momento, los nuevos tatuajes requieren de un mayor número de cuidados y debemos estar seguros de que vamos a poder dárselos.

Otro de los factores que hace que el verano sea el peor momento para hacerse un tatuaje es el propio proceso de cicatrización. Durante unas semanas tu tatuaje tendrá costra y la piel se descamará. Un proceso nada estético que, debido a las altas temperaturas y la escasez de ropa que provocan, hará que lo muestres constantemente.

El invierno tiene también sus contras. Por ejemplo, es la época más proclive para coger una gripe o un simple resfriado. Si esto ocurre, el proceso de curación también podría ser más lento. Sin embargo, el resto son todo ventajas. Por ejemplo, durante esta época tu tatuaje estará más tapado por lo que cicatrizará mejor y sin tantos riesgos de infectarse y además, no tendrás que mostrarlo mientras se cura del todo. También suele haber más hueco en los estudios, así que no tendrás que esperar demasiado para hacértelo.