Cómo desmaquillar tus uñas sin dañarlas

Eugenia Carré

El primer paso para realizar una buena manicura es empezar por deshacernos de los restos de esmalte que aún quedan en nuestras uñas de nuestra anterior manicura o pedicura.

Cómo elegir el mejor quitaesmalte

A la hora de hacernos con un quitaesmalte debemos mirar por la salud de nuestras uñas: para ello, debemos decantarnos por productos específicos que no tengan acetona.

La acetona no es buena, pero no sólo para nuestras uñas, sino también porque reseca la piel y las cutículas, debilitando la uña. Esto produce que las uñas se escamen y tiendan a astillarse y a romperse con mayor facilidad.

Por ponerle un pero a este tipo de productos libres de acetona, deciros que al tratarse de un producto menos agresivo, puede que necesitemos un poquito más de producto para deshacernos de todo el esmalte.

Para esto también hay un truco: si ves que te cuesta librarte de la laca, coloca el algodón empapado en quitaesmate sobre la uña durante unos diez segundos, luego frota y verás cómo desaparece con mayor facilidad que solo dándole una pasada con el algodón.

Cómo desmaquillar uñas postizas o con esmalte semi permanente

Seguramente habrás intentado deshacerte del esmalte permante o semipermante sin pasar por el centro de estética y has acabado rascando con tus uñas, con la lima o con lo primero que hayas encontrado por casa. Error. Para desmaquillarnos bien estos productos sólo hace falta un poco de paciencia, algodón, quitaesmalte y papel de aluminio.

Coloca sobre cada dedo un trocito de algodón empapado en quitaesmalte y envuélvelo con papel de aluminio, deja actuar durante unos diez minutos y ve retirando el envoltorio en el orden en el que los has puesto. Sólo te hará falta frotar un poquito más para olvidarte de tu anterior manicura y dar paso a las últimas tendencias.