Dieta de frutas: fibra y vitaminas que te ayudan a adelgazar

Teresa Guerra

La fruta es un alimento ideal para cualquier momento del día, se trata de una de las opciones más saludables para alimentarnos y está recomendado consumir al menos 5 piezas al día. Pero la fruta no sólo es una de las claves de la dieta sana, también puede ayudarnos como pieza central de una dieta para adelgazar.

Gracias a su proporción de nutrientes, la fruta es un alimento perfecto para una dieta desintoxicante. Contiene una gran proporción de agua, pocas calorías (excepto algunas como el plátano) y tienen un gran efecto saciante. Una dieta de frutas puede ayudarnos a limpiar nuestro organismo después de una época de excesos.

La dieta de los cuatro tipos de frutas

Para seguir una dieta de frutas hay que tener en cuenta que no todas son iguales. Por ese motivo dividiremos las frutas en cuatro tipos, para combinarlas de forma adecuada. En primer lugar se encuentran las frutas dulces como plátano, uvas, pera o higos. En segundo lugar se encuentran las ácidas como manzana, fresa, limón, naranja...en tercer lugar se encuentra el melón, y por último vegetales: tomate, pepino, pimientos y frutos rojos (moras, arándanos etc.)

Divide los grupos de frutas para cada tramo del día, evitando mezclarlos. Empieza con las del primer grupo para el desayuno, las segundas para la comida, las del tercero en la merienda y deja las del grupo cuatro para la cena.

Las frutas dulces del primer grupo son las que contienen más calorías, por eso conviene consumirlas primero para que nos den energía para el resto del día. A medida que avance reduciremos la ingesta de las frutas más grasas para dejar paso a las más ligeras, que se pueden complementar con alimentos proteicos. Otra opción es recurrir a una dieta líquida a base de zumos, pero en cualquier caso no debe sobrepasar los cinco días duración, puesto que puede provocar deficiencias nutricionales a largo plazo.