Dieta para combatir el insomnio: alimentos para dormir mejor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Combatir el insomnio pasa por una serie de estrategias y comportamientos a lo largo de todo el día que nos preparen para dormir. Por eso es importante prestar atención a todo, como el uso de tecnología a última hora, el consumo de té o café, la hora de practicar ejercicio físico o los alimentos que ingerimos, especialmente durante la cena. Como la alimentación puede ayudarnos a dormir mejor, presentamos la dieta anti insomnio.

Alimentos para dormir

Muchas veces boicoteamos nuestra calidad de vida. A veces de forma consciente y otras veces sin saberlo, lo que comemos puede aumentar nuestro estrés o, por el contrario, hacernos sentir más felices. Lo cierto es que nuestra alimentación influye mucho en nuestro estado de salud, en nuestro estado de ánimo y también en nuestra forma de dormir. Casi todo el mundo sabe cuáles son los enemigos del sueño en nuestra dieta, es decir, el azúcar, las grasas y las bebidas estimulantes.

Pero pocas personas saben cuáles son los alimentos que pueden ayudarnos a dormir mejor. Los alimentos para combatir el insomnio son aquellos que contienen o ayudan a la producción de triptófano y melatonina, dos sustancias que, a pesar de su nombre exótico, necesitamos diariamente para sentirnos más relajadas y para regular el ciclo del sueño.

Entre los alimentos que favorecen el sueño se encuentran los lácteos, el pan, la pasta, el arroz, el pescado azul, el plátano y los vegetales de hojas verdes, así como algunos frutos secos, sobre todo, almendras y nueces. Por su parte, los cereales contienen magnesio que resulta muy eficaz como relajante muscular. Aunque las estrellas de la dieta anti insomnio son las cerezas y el pavo.

La cena ideal para dormir bien

Aunque los pasos que nos preparen para el sueño debemos empezar a darlos desde que nos despertamos, es por la tarde cuando más cuidado debemos poner en no tomar bebidas estimulantes como el café o el té, en no realizar actividades que nos generen ansiedad, en ir reduciendo gradualmente el esfuerzo físico y mental y en poner nuestro organismo en modo "off" con una cena para dormir.

Cada persona tendrá unas preferencias y necesidades alimentarias, pero si el objetivo es dormir bien, la mejor cena anti insomnio consistirá en un sándwich de pan integral con pavo, tomate y algunas hojas verdes. Lo podemos acompañar de un puñado de nueces y una cerezas a modo de postre. Si antes de irnos a dormir tomamos un vaso de leche con miel, nuestro cuerpo nos pedirá dormir plácidamente.

Hay que recordar que para combatir el insomnio, cualquier cena ha de ser ligera pero no escasa. A la hora de conseguir un sueño reparador tan nefasto es acostarnos con el estómago lleno como hacerlo con hambre, porque puede despertarnos a media noche. Y como colofón a nuestro ritual anti insomnio nada mejor que tomarnos una infusión relajante.