¿Conoces la detox iónica?

Marta Valle

Dieta detox

La limpieza iónica es un tratamiento a través del cual -supuestamente- resulta posible desintoxicar el organismo y volver a equilibrarlo energéticamente. Se trata de una metodología muy sencilla que utiliza la electricidad como factor fundamental a través del cual estimular la desaparición de las toxinas acumuladas en nuestro cuerpo.

El funcionamiento básico reside en el sumergimiento de los pies en una suerte de solución salina que se carga eléctricamente y que se manifiesta activamente en los depósitos de lípidos del cuerpo. De esta forma, tanto los residuos como las sustancias contaminantes son expulsadas al agua.

La desintoxicación iónica, ¿mito o realidad?

Otra premisa de la que parte la desintoxicación iónica tiene que ver con la mejora en la absorción de nutrientes gracias a la eliminación de las grasas y de las toxinas acumuladas en el organismo -incluidos el alcohol, el tabaco y las drogas-. Otros beneficios que otorga esta metodología, siempre según sus defensores, pasan por acelerar tanto el metabolismo como la digestión, fortalecer el sistema respiratorio, ayudar a erradicar adicciones, acelerar las recuperaciones postoperatorias, eliminar problemas de la piel, estimular la regeneración celular, regular los desórdenes hormonales, facilitar la circulación sanguínea, purificar la sangre o aliviar tanto la fatiga crónica como hacer más sencillo el descanso.

Sin embargo, recientemente, investigadores pertenecientes a la Facultad de Farmacia de la Universidad de Toronto han realizado un estudio sobre los efectos de la desintoxicación iónica sobre el organismo, poniendo en cuestión todas las virtudes que sus defensores destacan. De esta forma, realizaron numerosos estudios de baños iónicos con y sin pies, estableciendo que la composición del agua en estas máquinas era la misma en todos los casos. De hecho, no hubo ninguna diferencia en los elementos tóxicos que escapaban a través del proceso de filtración y eliminación del agua.

Esta serie de críticas ponen, como mínimo, en cuestión los resultados que se pueden obtener de una máquina detox iónica. Como suele ser habitual en este tipo de casos, recomendamos la consulta con los médicos adecuados si queremos solventar alguna de las problemáticas mentadas, antes que recurrir a cualquier metodología supuestamente milagrosa.