7 infalibles trucos para reducir las calorías de tus comidas

La clave está en sustituir los ingredientes por otros con menos calorías

María Fernández

Si eres de las que disfruta comiendo, pero quieres bajar de peso para ganar en salud y verte mejor, tenemos lo que necesitas. Te damos una serie de consejos para que puedas seguir disfrutando de tus platos de siempre reduciendo tu ingesta calórica. Se trata de hacer pequeños cambios en tus recetas sin que lleguen a perder su gran sabor.

Aquí tienes 7 infalibles trucos para reducir las calorías de tus comidas. ¡Te preguntarás cómo no se te habían ocurrido antes!

Trucos para reducir calorías en tus platos

No se trata de hacer magia. Conseguir que tus platos de siempre tengan hasta un tercio menos de calorías tiene truco. Y la clave está en sustituir unos ingredientes por otros alimentos con menos calorías y grasas. Te proponemos algunas ideas para que tus recetas no se conviertan en insulsas comidas sin sabor.

1 Los espaguetis perfectos

¿A quién no le apetece un buen plato de espaguetis? Comer muchas calorías y no quemarlas después, no es buena idea si quieres mantener tu figura. Por eso, te proponemos un sencillo y riquísimo cambio que te ayudará a reducir las calorías de tus recetas de espaguetis.

Se trata tan solo de sustituir la pasta por fideos de calabaza o calabacín, que los puedes comprar ya cortados o cortarlos tú misma con forma alargada. Por otro lado, no utilices aceite para cocinarlos y acompáñalo con una salsa hecha de verduras y carne magra picada. Con este cambio en la receta, puedes pasar de un plato de más de 700 kcal. a otro de unas 400. ¡Y están igual de buenos!

2 Consigue que tu bizcocho sea más sano

Lo primero y más obvio es cambiar los ingredientes por su versión light siempre que sea posible: leche desnatada, nata light etc. Utiliza la menor cantidad posible de mantequilla y aceite, ya que muchas veces con una cucharada es suficiente. Si la receta te lo permite, mezcla harina normal con integral. Reduce la cantidad de azúcar que incorporas usando miel, vainilla en polvo, canela o, incluso, fruta. Y siempre que puedas, ¡utiliza chocolate negro!

3 Un arroz tres delicias con menos calorías

¿Sueles preparar arroz tres delicias? Si quieres reducir las calorías de tu receta, fíjate bien en qué ingredientes echas. Por ejemplo: utiliza jamón bajo en grasa y en sal, incorpora pimientos horneados con poco aceite, añade más guisantes y quita el huevo frito, en vez de sofreírlo échale una cucharadita de aceite en crudo…

Otro de los mejores trucos para reducir las calorías de este tipo de recetas, es utilizar arroz integral y coliflor rayada. Con este sencillo y rico truco podrás reducir en un tercio las calorías de tu receta.

4 La lasaña que menos engorda

Si eres una gran fan de la lasaña, pero crees que es una bomba calórica que no te puedes permitir todos los días (y estás en lo cierto), toma buena nota. Lo primero es freír la carne picada con mucho menos (o nada de) aceite para reducir la grasa. Echa menos carne y mézclala con verduras asadas.

Además, sustituir los ingredientes por su versión light te ayudará a que sea un poco más digestiva: usa nata y leche desnatada, queso ligero, etc. En vez de bechamel puedes hacer un rico puré de coliflor y calabacín aderezado con un toque de pimienta. Y en lugar de planchas de pasta, usa capas muy finas de patata o berenjena cocida.

5 Una rica ensalada de pollo

A veces, cuando preparamos una ensalada nos entusiasmamos echando ingredientes y conseguimos transformar en pesada una comida que pretendíamos que fuera ligera. Para que tu ensalada sea una buena aliada para tu dieta, debes evitar alimentos grasos como el queso o los trozos de pan frito. Sería una buena idea cambiar el pollo empanado por trozos preparados a la plancha. Además, olvídate de las salsas y apuesta por el aceite y el vinagre y una pizca de sal.

Por cierto, ¿aliñas correctamente la ensalada? Descúbrelo en el siguiente vídeo. 

6 Fingers con menos calorías

Los fingers de queso o de pollo son recetas rápidas que te salvan de un problema, pero suelen tener mucha grasa y calorías. ¿Por qué no los haces de calabacín? Están tan ricos que harán las delicias hasta de los más pequeños de la casa. En lugar de utilizar pan rayado para hacer el empanado, usa copos de avena o cereales de maíz molidos. Y, para no tener que freírlos en aceite, mételos en el horno.

7 Busca snacks más sanos

Como en lo de hacer dieta todo cuenta, presta atención a las guarniciones y comida que tomas entre horas. Sustituye las patatas fritas por palitos de zanahoria o apio, si te gustan los frutos secos elige los que no estén fritos, en vez de un bollo cómete una manzana. Son pequeños cambios que no requieren demasiado esfuerzo pero que te ayudarán a reducir las calorías de tus comidas.

¿Cuáles son tus trucos para cocinar platos más ligeros?