Salud en el trabajo: cómo evitar caer enfermos en la oficina

Salud en la oficina

El 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, una celebración que busca este año concienciar a la sociedad de la importancia de la prevención de las enfermedades profesionales en en ámbito laboral. 

Según la organización Internacional del Trabajo, 2,34 millones de los accidentes laborales sucedidos en un años son mortales, de los cuales solo 321.000 se deben a accidentes auténticos. El resto se debe a patologías provocadas por causas laborales, un total de 5.550 al día. A la vista de esta cifras tan preocupantes, ¿qué condiciones debemos exigir como empleados para preservar nuestra calidad de vida laboral?

Salud en la oficina

Las oficinas son en muchas ocasiones una de las causas de la pérdida de nuestra calidad de vida. Las malas condiciones de ventilación, climatización ambiental inadecuada y malos hábitos a la hora de sentarse frente a un ordenador provocan la aparición de molestias y enfermedades que pueden conllevar una baja.

Los problemas en la espalda y el resfriado común, son las primeras causas de absentismo laboral. También han aumentado en los últimos años en España los casos de lipoatrofía muscular, una alteración en el tejido graso de las piernas que se muestran como surcos en la piel de los muslos por una baja humedad ambiental. 

Los ojos sufren a menudo problemas debido a la mala posición en la que se encuentran los monitores. Según expertos en oftolmatología, es recomendable que la pantalla no esté más elevada que la línea de la visión y siempre a una distancia mínima de 50 centímetros. El estrés y la fatiga en el trabajo también se encuentran entre las 10 enfermedades más habituales.

Recomendaciones para la salud laboral

Para que la productividad en la oficina sea adecuada, es imprescindible que los empleados gocen de buenas condiciones ambientales y no se dejen llevar por el cansancio y el estrés. Según la Comisión Británica para la Salud, es recomendable hacer pausas de entre 5 y 10 minutos cada hora de trabajo ininterrumpido, que incluyan estirar las piernas y la espalda.

Es imprescindible mantener una buena higiene postular con un mobiliario adecuado para evitar molestias musculares y oculares. Si comes en horas de trabajo, hazlo de forma saludable, evitando las grasas y las bebidas azucaradas que aumentan las posibilidades de padecer obesidad, especialmente si se lleva una vida sedentaria.

Por último, y para evitar los molestos catarros, es importante mantener una temperatura y una humedad adecuada en la oficina y evitar los cambios bruscos, especialmente en los meses de verano por el aire acondicionado. 

Patricia García  •  lunes, 1 de abril de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x