Masajes para el dolor de cabeza: técnicas más habituales

Marta Valle

Los dolores de cabeza suponen uno de los grandes problemas de salud en nuestra sociedad y uno de los motivos más frecuentes en lo que a bajas laborales se refiere. Y es así dado que estas dolencias no están necesariamente vinculadas a ninguna patología específica o a un problema de salud, sino que también se pueden acusar debido a factores ambientales, emocionales o anímicos. Existen muchas técnicas para lograr paliar dichos dolores aunque, en ocasiones, no es necesario tomar ningún tipo de medicamento, por lo que podemos recurrir a métodos tales como masajes para conseguir aliviar las molestias.

Masaje para paliar los dolores de cabeza

Lo más adecuado supone acudir a un especialista en masajes o en técnicas de relajación para poder ponernos en manos de profesionales adecuados a esta tarea. Lo primero que debemos evaluar es el origen del dolor ya que, por ejemplo, que éste se presente de forma intermitente puede ser un síntoma de otra patología que debe tratarse por un profesional médico. Una vez entendido esto y si el dolor de cabeza tiene, especialmente, un origen muscular podemos recurrir al masaje para ayudar a nuestro organismo a reducir la sensación de dolor.

Para el procedimiento en sí mismo, necesitamos hallarnos en un ambiente que reúna unas características específicas con el objetivo de potenciar sus efectos positivos. Encontrarnos tumbadas, en un entorno oscuro, nos va a ayudar a relajarnos así como a disponer de una sensación más placentera una vez aplicado el masaje. Debemos tener claro que no se trata de ningún tipo de técnica médica, sino de remedios paralelos orientados a reducir el dolor.

Existen varias técnicas que redundan positivamente en reducir las molestias producidas por las cefaleas. La mayoría se centran en la presión de determinados puntos en la cabeza que coinciden con terminaciones nerviosas: uno de los masajes más efectivos tiene como objetivo la presión en la zona de las sienes, otra técnica consiste en la aplicación de calor en la frente mediante el uso de las palmas de las manos. Por último, existen masajes que se centran en un recorrido con las manos alrededor de todo el cráneo.