Masajes abdominales: fuera dolor de estómago a base de placer

Marta Valle

Es posible que durante determinadas temporadas nos veamos afectadas, de forma frecuente, con malestares asociados al estómago y al sistema digestivo en general, ya sea por un estilo de vida inadecuado, una alimentación errónea o por factores psicológicos como el estrés o el nerviosismo. Especialmente si nos vemos asaltadas por dolores de estómago en etapas de mucha ansiedad, el masaje abdominal dispone la capacidad de aliviar alguno de los síntomas más molestos de dicha anomalía. Existen técnicas, que pueden ser aplicadas tanto por un profesional como –en el caso de aprenderlas- por nosotras, para aliviar problemas digestivos o una acumulación anormal de gases.

Beneficios de los masajes en el estómago

Los masajes en el estómago resultan uno de los métodos más efectivos con los que nos podemos topar para eliminar anomalías tan molestas como el estreñimiento. El movimiento que se realiza con estos ejercicios puede, además, fortalecer la musculatura del tracto digestivo, lo cual puede potenciar la eliminación adecuada de la materia fecal acumulada. Si decidimos intentar dar el masaje por nosotras mismas, podemos mejorar la función digestiva con un movimiento circular sobre el estómago, siempre hacia la derecha, de forma que simulemos el recorrido del flujo sanguíneo.

Tanto la ansiedad como el estrés pueden conducirnos, en muchas ocasiones, a sufrir diversas dolencias relacionadas con el estómago. El efecto de relajación que produce el masaje sobre el estómago puede ayudarnos a aliviar síntomas como un dolor excesivo, los gases o la propia inquietud generada por el estado de nerviosismo. Esta técnica también puede servirnos para lograr estimular el funcionamiento de los órganos internos, incluso los más delicados como el hígado o la vesícula biliar, además de mejorar convenientemente la circulación de los vasos sanguíneos situados en la cavidad abdominal.

Con unos sencillos pasos, que podremos aprender siendo aconsejadas por profesionales en la materia o, incluso, por nuestros médicos de cabecera, podremos aliviar pequeñas molestias localizadas en el estómago aplicando tan solo esta técnica de masaje abdominal. La duración puede rondar entre 20 y 30 minutos, teniendo en cuenta que debemos iniciar el movimiento con una fase de calentamiento, en la que adoptemos la presión y el ritmo correctos, y finalizar con una etapa de enfriamiento en la que vayamos relajando progresivamente la zona hasta la conclusión del masaje.  

Puedes leer más artículos similares a Masajes abdominales: fuera dolor de estómago a base de placer, en la categoría de Dolor de estómago en Diario Femenino.