Técnicas de relajación para aliviar los dolores de estómago

El estrés y la ansiedad generan molestias en el intestino

Marta Valle

Relajación para el dolor de estómago

En muchas ocasiones, los dolores de estómago que sufrimos de forma muy frecuente están directamente relacionados con etapas de nuestra vida en las que estamos sometidas a una presión extraordinaria, -ya sea en el hogar, en la universidad o en el trabajo-, y que nos genera, en definitiva, desagradables episodios de estrés. Es posible que en estos casos la realización de ejercicios, tanto relacionados con las prácticas deportivas al uso como orientadas concretamente a la relajación de nuestro cuerpo, nos ayude a canalizar de una forma más efectiva un estado de ánimo como el definido y, de forma indirecta, evitar la aparición de dolencias superficiales en la zona abdominal.

Técnicas de relajación orientadas a paliar el dolor de estómago

Tanto el estrés como la ansiedad generan tensiones que afectan a nuestro organismo, por lo que, dado el caso, resulta absolutamente normal sentir tanto rigidez como dolores en el estómago. En estas situaciones puede resultar absolutamente normal la aparición de patologías como las gastritis o las úlceras de duodeno, que tienen como principal causa de desarrollo el hecho de estar sometidas durante un tiempo bastante prolongado a tensiones de forma repetida. Existen a tal efecto técnicas que permiten la relajación de la boca del estómago que disponen como principal objetivo el cuidado de nuestra salud digestiva.

Una de las técnicas más frecuentes a este respecto consiste en colocarnos con las piernas abiertas, las rodillas flexionadas y las manos en la parte posterior de nuestro cuerpo, para después arquear el torso hacia atrás. Durante el proceso, hemos de sentir como la boca de nuestro estómago se extiende y seguidamente abrir la boca, inspirar aire por la nariz y expulsarlo simultáneamente por ambos conductos.

A modo general, cualquier ejercicio que nos ayude a relajar grupos musculares concretos va a resultar una aportación positiva de cara a aliviar las cargas de estrés de nuestra rutina diaria. Es recomendable realizar estos movimientos en un lugar acondicionado de forma adecuada, en el que nos encontremos a gusto y podamos estar tranquilas durante unos minutos. También la actividad deportiva, practicada de forma moderada, puede ayudarnos a reducir el impacto de la ansiedad y del estrés sobre nuestro estómago.