Dolor en la boca del estómago: causas y remedios

Este dolencia afecta a un 30% de mujeres en algún momento de su vida

Marta Valle

Dolor en la boca del estómago

El dolor en la boca del estómago supone una de las afecciones del aparato digestivo más comunes y molestas llegando a afectar, según datos recogidos de las atenciones en los centros sanitarios, en torno a un treinta por ciento de las mujeres en algún momento de sus vidas. Esta dolencia, como ocurre con muchas clases de dispepsias, no aparece tipificada como enfermedad en los manuales médicos sino que suele ser un síntoma o una consecuencia de una patología más grave y compleja, pudiendo manifestarse, según cada paciente, con un nivel de dolor diferente.

Causas de la aparición de dolor en la boca del estómago

Las causas que pueden determinar un dolor en la boca del estómago pueden disponer diversos orígenes aunque habitualmente se suele igualar a una de sus materializaciones más comunes: la gastritis. Esta dolencia consiste en una inflamación de la mucosa que recubre las paredes del estómago y puede desarrollarse fundamentalmente por motivos como una alimentación que no sea equilibrada o un estilo de vida inadecuado. También los excesos en la ingesta de medicamentos, grasas animales, café, alcohol o tabaco pueden provocar molestias como las descritas. Otras patologías como el reflujo gástrico, la úlcera, la obesidad, la diabetes, el colon irritable, los cálculos biliares o la angina de pecho pueden generar dolores en la boca del estómago.

La sintomatología que acompaña a este tipo de dolencia suele presentar una serie de pautas que suelen repetirse en todas las mujeres que se ven afectadas por la misma, aunque no siempre tienen por qué manifestarse todos. Es el caso de la distensión abdominal, los vómitos, la acidez, la falta de apetito, la sensación de estar lleno continuamente, la sangre en los vómitos o los gases en el estómago.

El tratamiento del dolor en la boca del estómago suele basarse tanto en una modificación de los hábitos alimenticios perjudiciales para nuestra salud como en la prescripción de medicamentos que puedan reducir el exceso de ácido que produce el estómago. Es el caso de, en primera instancia, los antiácidos y, en los casos más severos, de los inhibidores de la bomba de protones o, más comúnmente conocidos, los protectores gástricos.