Malas digestiones: qué hacer y qué no comer para evitarlas

La dispepsia es el término médico para las digestiones difíciles

Napoleón Fernandez

malas digestiones

Detrás de un dolor de estómago puede haber una mala digestión o, como se conoce en términos médicos, dispepsia. Los principales síntomas de las malas digestiones son hinchazón en la zona abdominal, ardores continuos y gran pesadez después de haber ingerido algún alimento, y es que, según explica el doctor Gonzalo Guerra Flecha, especialista en digestivo y fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas, "gran parte de la culpa de las malas digestiones son porque no comemos de forma adecuada y, normalmente, lo hacemos en exceso". 

Las malas digestiones o dispepsias son aquellas en las sientes un fuerte dolor en la boca del estómago y en las que la acidez, la pesadez, el dolor y los ardores aparecen sin que la persona, en algunos casos, haya terminado todo lo que tiene en el plato. Entonces, ¿qué hacer? ¿no existe una razón común? 

¿Cómo puedo evitar las malas digestiones?

Si cuando te pones frente a un plato, echas a temblar porque temes las posibles consecuencias que ese simple acto cotidiano pueda tener en tu sensible estómago, ¡tranquila! Existen una serie de pautas que puedes considerar para prevenir estas molestias. Analiza todos los puntos que pasamos a enumerarte y descubre la causa particular de tus malas digestiones

Tu forma de comer 

+ Comer despacio y masticar bien los alimentos. Si comes muy deprisa, tu estómago no podrá tomarse su tiempo para hacer la digestión, además de que facilitarás la aparición de gases y otras molestias. Otra de las consecuencias de comer rápido es que no le das tiempo al estómago a mandarle al cerebro la señal de que ya está saciado (suele tardar unos 20 minutos), lo que provocará que comas más de la cuenta. Como consejo para seguir esta pauta de comer despacio, te recomendamos que te marques un tiempo de comida a diario y, a ser posible, siempre a la misma hora; que te "obligues" a masticar los alimentos al menos 20 veces y que, si tienes prisa, te prepares solo un único plato, ¡estarás más tranquila! 

+ La regla del plato pequeño y dividido en tercios. Dos partes deberían de estar ocupadas por verduras y hortalizas cocinadas por ti misma y en ningún caso procesadas, y en la otra mitad proteína (pescados o carnes magras) y algún carbohidrato (arroz o patata). De esta manera controlas la cantidad y de la calidad de lo que comes. Es más beneficioso comer poco muchas veces al día que mucho de una sola vez. 

Hábitos alimenticios 

 Malas digestiones: qué hacer y qué comer para evitarlas

A continuación (mira más abajo), te damos una lista de alimentos que evitar para no tener dolor de estómago y, en consecuencia, digestiones complicadas. Pero antes de eliminarlos de tu dieta, revista tus rutinas.

¿Cuál es la cantidad de agua que tomas al día? Deberías de beber de dos a tres litros de agua y, lo más importante, hacerlo fuera de las comidas. “Esta práctica beneficiosa para nuestra salud nos ayuda también a tener unas buenas digestiones y depurar nuestro organismo”, explica este facultativo.

+ En cuanto a la ingesta de fruta, es mejor consumirla entre horas (a media mañana o a media tarde) y no hacerlo como mucha gente piensa después de cada comida. 

+ La fibra es muy necesaria para tu dieta para evitar el estreñimiento y regular los movimientos intestinales. Está presente en frutas, verduras, legumbres y cereales. 

+ Súmate a la moda de los yogures kéfir. Son muchas las ventajas de estos probióticos: disminuyen la sensación de hinchazón, previenen la aparición de enfermedades infecciones en el intestino y regulan el tránsito intestinal. 

+ El poderoso efecto del jengibre para las malas digestiones. Prepárate una infusión en la que pongas una rodaja de esta planta, otra de naranja y una de limón junto con un poco de agua y una cucharadita de miel. ¡Perfecta para tomar después de comer! 

Rutinas diarias

La realización de un poco de ejercicio diariamente tendrá excelentes resultados en la lucha contra las malas digestiones y, en general, en el estado de salud de tu organismo: combate el estrés, reducir la ansiedad... El doctor Guerra Flecha propone sustituir la siesta por un placentero paseo de 20 minutos después las comidas para favorecer la quema de grasas y el tránsito intestinal. 

8 Alimentos que provocan una mala digestión o dispepsia 

1 Alcohol 

Eliminarlo de nuestra dieta es lo mejor que podemos hacer, pero si tenemos un evento es importante que recuerdes no tomarlo antes de las comidas, porque la bebida se calienta en el estómago y la absorción es inmediata. Además, no se recomienda mezclar alcoholes, nada de empezar con vino y terminar con cerveza y, por supuesto no fumar mientra se beba. 

2 Café y chocolate

alimentos que provocan malas digestiones

¿Sabías que esta sustancia estimula la creación de ácidos en el estómago? Esto es debido a que contienen cafeína y estimulantes y, en consecuencias, molestias en la boca del estómago. 

3 Comida picante

El picante el es enemigo número 1 de las personas propensas a tener malas digestiones, y si lo tomas por la noche, ¡ni te contamos los ardores que puedes llegar a tener! La comida picante irrita un montón las mucosas del estómago. 

4 Tomate

Es una hortaliza muy saludable, con un montón de beneficios para la salud (previene el cáncer de piel, ayuda a bajar de peso, mejora la visión, protege el corazón o reduce el colesterol), pero si tú sufres de una sensibilidad especial en el estómago es mejor que lo suprimas de tu dieta porque provoca reflujo gastroesofágico. 

5 Carnes rojas

Este tipo de carnes contienen muchas grasas, algo muy dañino para las buenas digestiones. Los expertos recomiendan reducir su consumo y sustituirlos por carnes magras como el pavo, el pollo y el conejo, que pueden ir acompañados con verduras al vapor. 

6 Alimentos en conservas

Latas de atún, de sardinas o de anchoas no son las mejores aliadas para los dolores de estómago, ya que contienen mucho aceite y pueden generar mucha pesadez. 

7 Platos preparados

Aquí hablamos de todo tipo de comida fast food: patatas fritas, hamburguesas, pizzas, nachos... Son productos difíciles de masticar, con alto contenido en grasas y elaborados con muchas especias picantes... ¡Lo tienen todo! 

8 Maíz 

Este cereal es de difícil digestión y, por tanto, a ser posible evitable por todos aquellos que tienen un estómago muy sensible. ¿Sabes que nuestro cuerpo no tienen las enzimas suficientes para descomponerlo y, por eso, cuando vas a defecar al baño después de haber tomado una ensalada con maíz puedes apreciar los restos en tus heces? 

¡Sigue nuestros consejos y di adiós a las malas digestiones!