Remedios caseros para las quemaduras

Marta Valle

Remedios caseros para quemaduras

Son muchas las circunstancias que pueden darse para que acabemos con una quemadura en la piel. Pequeños descuidos domésticos con la vitrocerámica, el horno, la plancha, un mechero o una cerilla pueden proporcionarnos heridas leves pero dolorosas. En el tratamiento de las quemaduras podemos encontrarnos diferentes niveles de gravedad, la utilización de remedios caseros tan sólo será recomendable en el caso de que éstas sean de primer grado. En cualquier otro escenario, deberemos acudir rápidamente al centro de salud más cercano.

Aliviar las quemaduras con remedios caseros

Inmediatamente después del accidente y antes de aplicar remedio casero alguno, resulta muy importante limpiar el área afectada con abundante agua fresca, de forma que ayudemos a limpiar la piel así como a aliviar ligeramente las molestias que comenzamos a sentir. El aloe vera es probablemente la alternativa doméstica más útil a los tratamientos farmacológicos al uso ya que además de aliviar de forma palmaria el dolor, ayuda activamente a regenerar la epidermis dañada. Sólo debemos cortar una hoja de la planta y aplicarla directamente sobre la zona afectada.

La miel resulta otro gran remedio casero a la hora de paliar los dolores asociados a las quemaduras. Es un producto muy efectivo para estos casos ya que es capaz tanto de desinfectar las heridas como de curar los tejidos que hayan sido dañados. Para una mejor funcionalidad de este método, podemos poner la miel sobre una venda y después aplicarla directamente sobre el área dolorida. De esta forma, lograremos extraer progresivamente los fluidos que residen en la herida y limpiar completamente la zona quemada. Si cambiamos el vendaje unas tres o cuatro veces al día conseguiremos una curación más rápida y menos dolorosa.

El vinagre posee una serie de propiedades antisépticas y astringentes que pueden ser verdaderamente efectivas en cualquier tratamiento casero de quemaduras leves. Para ello, podemos diluir una pequeña cantidad de este producto con un poco de agua -siempre utilizando la misma proporción- y utilizar la combinación resultante para enjuagar y limpiar la zona afectada. Se trata de un remedio que también va a funcionar a modo de analgésico, por lo que nos va a ayudar a relajar el tejido cutáneo.

Puedes leer más artículos similares a Remedios caseros para las quemaduras, en la categoría de Dolor en Diario Femenino.