Remedios caseros para el constipado: que el frío no pueda contigo

Marta Valle

Remedios caseros para el constipado

Con la llegada de los meses fríos comenzamos a padecer, de forma más frecuente de lo que nos gustaría, molestos constipados. Se trata de una infección sumamente contagiosa que centra sus ataques en el sistema respiratorio superior. Dispone un cuadro sintomatológico muy similar al de una gripe -mucosidad, fiebre y tos- aunque su impacto en nuestro organismo es más leve y su curación mucho más rápida. Siempre y cuando hayamos consultado previamente con el médico de cabecera, podremos recurrir a remedios caseros para aliviar las molestias asociadas a esta enfermedad.

Aliviar los constipados con remedios caseros

Durante muchos años el caldo de pollo ha sido considerado como uno de los remedios caseros más populares para conseguir alivio durante el padecimiento de un constipado. Hay que tener en cuenta que esta receta resulta una manera muy efectiva de mantenerse hidratada, es sencilla de digerir y, por si fuera poco, inhibe el movimiento de células inflamatorias. Si en algún momento del proceso infeccioso nos vemos afectadas por una notable congestión nasal, resulta útil añadir un poco de picante a la sopa. En el caso de que tengamos un exceso de secreción de mocos, deberíamos evitar, por contra, cualquier picante en la comida.

Una magnífica alternativa casera para frenar los síntomas asociados a los clásicos constipados invernales redunda en la preparación de un jarabe casero a base de ajo y miel. El ajo es un antibiótico y un antibacteriano natural que se revela capaz de reforzar el sistema inmunológico durante estas fases. Para preparar el remedio, tan sólo tenemos que poner a hervir un cuarto de taza de agua y añadir un diente de ajo triturado junto al zumo de medio limón y un ligero toque de miel. Una vez enfriada la mezcla, la colaremos y ya tendremos el jarabe listo para tomarlo.

La congestión de pecho asociada a los constipados puede tratarse mediante la realización de un emplasto de mostaza. Para elaborar este remedio casero, hemos de formar una suerte pasta mezclando ingredientes como mostaza seca, harina y agua tibia. Antes de aplicar directamente esta receta sobre el pecho, habremos de untar esta zona corporal con un poco de aceite de oliva.