Remedios caseros para el ardor en la vagina

Marta Valle

Remedios para el ardor en la vagina

Los ardores vaginales, por norma general, suelen estar originados por unos tipos de hongos muy comunes en dicha zona del cuerpo. De hecho, infecciones como la clamidia o la candidiasis son patologías muy representativas en lo que al desarrollo de esta sintomatología se refiere. Dado el caso, y aunque se trata de una anomalía sumamente molesta, no debemos desanimarnos puesto que podemos complementar cualquier tratamiento médico al uso con un buen puñado de remedios caseros que disponen como objetivo principal el alivio de estos súbitos ardores.

Aliviar los ardores vaginales con remedios caseros

El extracto de semilla de pomelo resulta un remedio casero muy eficiente para solventar los ardores localizados en la vagina gracias a sus propiedades antibióticas, así como a los agentes antiparasitarios y antimicóticos que lo componen. Una de las mejores formas de usar este compuesto reside en la mezcla de una a tres gotas con 200 mililitros de agua tibia. Habremos de introducir en la vagina la mezcla resultante mediante la utilización de una jeringa sin aguja o de un tampón. Si, además, queremos evitar el resecamiento de las mucosas vaginales, existe la posibilidad de combinar el extracto de semilla de pomelo con aceite de sésamo -en lugar del agua-.

El aceite orgánico de orégano silvestre resulta otro excelente remedio casero y natural para tratar los ardores en la vagina, especialmente cuando ésta se encuentra afectada por un hongo o por la candidiasis. Para ello, tendremos que verter unas nueve gotas de este producto en un recipiente e ingerirlas unas dos o tres veces al día. Su fórmula actuará como eliminadora de cualquier germen presente en la zona, además de aportar propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Por su parte, el vinagre de manzana es una alternativa absolutamente eficaz a la par que natural para tratar la vaginosis, así como los ardores asociados a este enfermedad. Hemos de diluir una cucharada de este producto en un litro de agua y realizar duchas vaginales durante un periodo de tres días consecutivos. También es posible aplicar este truco mediante la realización de baños de asiento, agregando una taza de este vinagre en una bañera repleta de agua.