Remedios caseros para el bruxismo: cómo dejar de apretar los dientes

Marta Valle

Remedios caseros para el bruxismo

El bruxismo es una anomalía que consiste en una alteración sustancial de la boca que provoca un exceso de presión, haciendo rechinar los dientes sin ser realmente conscientes del problema. Este hábito involuntario se produce tanto durante el día como a lo largo de la noche pudiendo afectar a la dentadura de tal forma que genere el suficiente desgaste para que exista la posibilidad de perder alguna de las piezas. También puede causar otras dolencias como molestias en el cuello, jaquecas, insomnio, trastornos alimentarios o dolor en la mandíbula. Existen alternativas caseras que pueden llevarse a cabo para aliviar esta problemática.

Solventar el bruxismo con remedios caseros

El ejercicio físico es un pilar fundamental sobre el que asentar una base lógica a través de la cual solventar problemas nerviosos que deriven en el padecimiento de bruxismo. Así, este tipo de actividad puede ser utilizada como una suerte de remedio casero para aliviar los síntomas asociados a este problema. La práctica de deporte dispone como una de sus principales características la evidente liberación de endorfinas, unas hormonas naturales que producen una profunda sensación de bienestar. Por ello, en caso de padecer bruxismo, resulta pertinente la búsqueda de un especialista que pueda orientarnos en la realización de ejercicios específicos que resulten beneficiosos a este respecto.

La aplicación directa de calor sobre las mandíbulas unos minutos antes de acostarnos supone uno de los remedios caseros más efectivos para aliviar el bruxismo nocturno. Para ello, tan sólo tenemos que doblar una toalla facial, mojarla en agua caliente, escurrirla y colocarla en ambos lados de la cara. El calor irá relajando progresivamente los músculos tensores de la mandíbula, evitando, a su vez, que el exceso de tensión provoque rechinar de dientes durante las horas de sueño.

Las actividades relajantes como los masajes o la música pueden utilizarse como alternativas caseras para aliviar el estrés acumulado a lo largo del día e impedir que se desarrolle el bruxismo de forma involuntaria. Los masajes resultan especialmente efectivos cuando se combinan con la aplicación de aceites esenciales y, sobre todo, cuando son realizados por profesionales de la fisioterapia.

Toma nota de este vídeo con ejercicios para tratar el bruxismo.