Remedios caseros para el picor en la vagina

Marta Valle

Remedios caseros para el picor en la vagina

El picor en la vagina es una sensación irritante que tiende a localizarse en la vulva y que afecta especialmente a los labios externos. Se trata de una anomalía bastante desagradable ya que puede conducirnos a un rascado involuntario susceptible de originar lesiones en la zona afectada. Los factores principales que pueden impulsar el desarrollo de este picor son las infecciones vaginales, la dermatitis vulvar, la sequedad en la vagina, los parásitos del vello púbico, la dermatitis seborreica o una alimentación inadecuada. Con los remedios caseros precisos seremos capaces de tratar directamente el síntoma, complementando, de esta manera, los tratamientos médicos al uso.

Aliviar los picores en la vagina con remedios caseros

El ajo constituye uno de los mejores antibióticos naturales, razón por la cual puede ser empleado en determinadas patologías que producen picores en la vagina. Supone, además, un gran fungicida a la par que un excelente bactericida, ya que posee la capacidad de eliminar o inhibir el desarrollo de todos aquellos microorganismos que pueden ser responsables de las infecciones causantes de una vaginitis. Para lograr la aplicación de estas propiedades beneficiosas, tan sólo tenemos que incluir este vegetal en nuestra rutina alimentaria diaria, cuestión no muy complicada debido a la enorme versatilidad de su sabor.

Otra alternativa casera para aliviar los picores vaginales pasa por la utilización de peróxido de hidrógeno, comúnmente conocido como agua oxigenada. Podemos realizar una ducha vaginal con una jeringuilla de unos 30 centímetros cúbicos -sin aguja, eso sí- asegurándonos de no crear ningún tipo de burbuja al recoger el líquido. Tan sólo tendremos que introducirla en la zona afectada y soltar el agua oxigenada de forma delicada. Si los tejidos vaginales se encuentran deteriorados por una infección, existe la posibilidad de diluir el peróxido en tres partes de agua.

Un último remedio casero a la par que natural para tratar los picores vaginales consiste en la utilización de aceite de árbol de té. Se trata de una de las sustancias antibacterianas más potentes que se conocen, por lo que resulta adecuada para tratar patologías como la vaginosis bacteriana. Hemos de añadir unas 10 o 12 gotas de este líquido en un bañera llena de agua caliente con el objetivo de poder reposar en su interior durante unos minutos.