Remedios caseros para la gingivitis

Marta Valle

Remedios caseros para la gingivitis

La acumulación de placa en nuestras encías como consecuencia de una mala higiene dental y bucal suele generar consecuencias negativas tales como el desarrollo de una anomalía tan común como la gingivitis. Se trata de una inflamación de las encías que genera, a su vez, síntomas como sangrado y dolores. Aunque en primera instancia es una patología que con un tratamiento adecuado puede curarse con cierta facilidad, si no se revisa con la suficiente premura es posible que, a largo plazo, conlleve el desarrollo de problemáticas más complejas como la caída de piezas dentales o la periodontitis.

Aliviar la gingivitis con remedios caseros

Son varios los remedios caseros que podemos utilizar con el objetivo de mitigar los efectos de la gingivitis sobre nuestra dentadura, sin embargo, debemos tener en cuenta que la máxima prioridad a tal efecto la debe tener una higiene bucal correcta a la par que constante. Para complementar esta idea, podemos preparar trucos domésticos tales como la mezcla de bicarbonato de sodio con un poco de agua hasta formar una pasta más o menos consistente. La combinación resultante hemos de aplicarla directamente sobre las encías y proceder inmediatamente después al cepillado rutinario.

Otra alternativa casera muy similar a la descrita anteriormente para aliviar los síntomas de la gingivitis consiste en mezclar una cucharada pequeña de sal con un poco de agua mineral tibia, para utilizar la combinación a modo de enjuague bucal. Hay que tener en cuenta que la sal es un potente antiinflamatorio que va a potenciar activamente la eliminación de las bacterias causantes de la dolencia. Para un tratamiento adecuado, habremos de enjuagarse tres veces al día, después de los pertinentes cepillados.

Las hierbas pueden resultar también una extraordinaria ayuda para aplacar una patología como la gingivitis. Gracias a ellas podemos elaborar remedios caseros en forma de infusión orientados a hacer gárgaras con ellos. Uno de los más eficientes consiste en la combinación de un puñado de hojas de salvia en una taza de agua hirviendo. El efecto antifúngico y antiséptico de esta planta aliviará instantáneamente las encías afectadas y mantendrá la dentadura limpia y sana.