Beneficios de la vitamina D para la espalda

Beneficios de la vitamina D para la espalda

Según cualquier especialista médico, la presencia de la vitamina D en nuestro organismo es absolutamente beneficiosa para la salud. La principal aportación a nuestro cuerpo reside en la vinculación de este nutriente con el estado de los huesos, aportando una ayuda imprescindible con el objetivo de absorber de forma más eficiente el calcio que tomamos a diario a través de las diferentes comidas. Aparte de otras múltiples aplicaciones, en los últimos años se ha descubierto que los pacientes que sufren dolor lumbar crónico presentan déficit de vitamina D.

Vitamina D para el dolor de espalda

La vitamina D es uno de los pocos nutrientes que nuestro cuerpo produce de forma natural, por lo que se necesitan unos condicionantes determinados para que ésta se genere. Generalmente, con una exposición solar de unos quince minutos diarios resulta suficiente para recargar las reservas necesarias de esta vitamina. Sin embargo, a pesar de esta relativa sencillez, son muchas las mujeres que presentan una situación precaria con respecto a la misma. En este caso, es posible compensar dicha carencia con una alimentación sana y equilibrada.

Dada la importancia que tiene la ingesta de vitamina D para la absorción del calcio de los alimentos y, por ende, la salud de nuestros huesos, una inadecuada ingesta del nutriente puede dar lugar a la osteomalacia. Esta patología, que puede llegar a ser enormemente dolorosa, da lugar a un proceso de reblandecimiento de las superficies que soportan los huesos. Este efecto provoca, como consecuencia, vulnerabilidad en la parte baja de la espalda. Algunos estudios han determinado que un elevado porcentaje de pacientes de dolencias en esta zona corporal mejoraron sus síntomas después de tomar suplementos de vitamina D durante, al menos, 3 meses.

Aunque por sí misma la vitamina D no resulta un sustitutivo de cualquier otro tratamiento para las dolencias de espaldas, es recomendable mantenerla en unos niveles adecuados. Para ello, la alimentación resulta muy importante. En productos como la leche enriquecida o los pescados ricos en ácidos grasos omega-3, podemos encontrar altas dosis de esta vitamina, por lo que se pueden convertir en grandes aliados para nuestra dieta diaria.

Marta Valle  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x