Cómo estirar la espalda, cuándo y para qué

Cómo estirar la espalda

Recibimos información desde numerosos puntos de vista que nos aconsejan que debemos cuidar nuestra espalda, de cara a mantenernos saludables y, ante todo, evitar tediosas y molestas lesiones que se pueden evitar fácilmente. Sin embargo, en muchas ocasiones no disponemos de los recursos necesarios que nos guíen a la hora de cuidar una zona corporal tan sensible. La ausencia o el exceso de actividades deportivas, las malas posturas o trabajos que nos obliguen a hacer esfuerzos con la espalda provocan que acumulemos tensión a diario.

Realizar estiramientos, por tanto, se convierte en una herramienta absolutamente necesaria para cuidar tanto su flexibilidad como su fortaleza. De esta forma, vamos a indicar algunos ejercicios básicos que nos van a permitir aprender cómo mantener sana la espalda.

Estiramientos de espalda

1. Manteniendo los pies juntos, las rodillas estiradas y la cabeza a la altura del pecho, debes bajar lentamente el tronco, intentando tocar el suelo con las manos. No es necesario que se llegue a materializar la acción de rozar con los dedos en el suelo, sino más bien has de mantener tensión en la zona dorsal y lumbar durante 30 segundos para después volver a una posición natural.

2. Siéntate con la espalda recta, las rodillas flexionadas y los pies apoyados sobre los talones para después cogerte la cabeza con las manos por detrás del cuello. Inicia la acción desplazándote hacia la izquierda y trazando un arco lo más amplio posible. Repite el movimiento 5 veces para cada lado.

3. Con las piernas ligeramente abiertas, posa una mano sobre la cadera y alza la otra subiéndola hacia el lado contrario de su posición natural realizando un ligero movimiento de rotación con el tronco. Una vez alcanzada dicha posición, mantén la tensión durante 15 segundos. Realiza una repetición hacia cada lado.

4. De rodillas en el suelo y apoyando el trasero sobre los talones, estira los brazos hacia delante todo lo que puedas durante 10 segundos.

5. Tumbada hacia arriba, desplaza los brazos junto con la cabeza hacia un lado y las piernas, manteniendo las rodillas flexionadas, hacia el contrario. Una repetición hacia cada lado manteniendo la posición durante 10 segundos.

6. De rodillas en el suelo y apoyando el trasero sobre tus talones, flexiona tanto los brazos como la cabeza hacia detrás durante 10 segundos.

Marta Valle  •  lunes, 3 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x