Síntomas de peligro por el manchado con el DIU

El manchado a causa del DIU es un efecto común en los primeros días de uso

Teresa Guerra

La mayoría de mujeres que elige un método anticonceptivo como el DIU está buscando, además de control sobre sus relaciones sexuales, una vía de estabilizar su ciclo menstrual. Un periodo irregular no tiene por qué ser peligroso, pero a largo plazo puede causar complicaciones que se pueden corregir mediante métodos hormonales que ayuden a regularlo.

El DIU, por lo tanto, se ha convertido en una de las alternativas más cómodas para las mujeres debido a su facilidad de uso ya que frente a otras alternativas como las píldoras anticonceptivas no requiere atención constante. Una vez el DIU se ha insertado en el cuello uterino sólo debemos revisarlo regularmente, especialmente tras la menstruación, para comprobar que no se ha movido.

Cómo afecta el manchado de la menstruación al DIU

A pesar de las ventajas del DIU existen también preocupaciones sobre sus efectos secundarios. Uno de los más comunes, junto a los cólicos, son los desajustes en la abundancia y dolor provocados por la menstruación. El manchado a causa del DIU es un efecto común durante las primeras semanas o meses de uso, que también puede ser irregular aún en el caso de mujeres que no lo hayan experimentado con anterioridad, debido a que el cuerpo tarda un tiempo en ajustarse al dispositivo.

Dependiendo del tipo de DIU variará también su evolución: en el caso del DIU de cobre los periodos pueden continuar siendo más abundantes y dolorosos, aunque se regularicen con el tiempo. Por contra, el DIU Mirena está indicado en casos de hipermenorrea ya que su acción hormonal a través de la progesterona ayuda a reducir e incluso eliminar por completo el sangrado, además de ayudar a que el ciclo sea muy regular.

Si tras unos meses después de su colocación el manchado continúa o aparece súbitamente, sobre todo si está acompañado de dolores o molestias, la mejor opción es acudir al médico o ginecólogo para que descarte posibles desgarros o infecciones.